The environmentalist that hoped that a species went extinct

Doc: Welcome to my psicoanalysis session. You mentioned in your email that you have an identity crisis linked with the environment. Is that right?

R: Hi Doc, thanks. Yeah. I’m definitely in a crisis. Before I wanted to save the world. Now I long for anihilation.

Doc: How did it start?

R: It was during summer of 2014. I remember waking up thirsty for blood. The first thing I did in the morning was to hunt and kill 5 or 6 of these beasts that had camped near me during the night.

Doc: Were they waiting dor you?

R: They were all around but it was difficult to spot them. They were close, you could hear them. I had to sleep with protection. One day I sat outdoors during the morning and they came in waves.

Doc: Did they hurt you?

R: A lot. After the battle there were traces in my skin for days. I never dared to go outside again without protection.

Doc: Did this threat last long?

R: The whole summer. They used to dissappear briefly under the rain (it was the rainy season in Ghana). But then they resurfaced even more powerful. They also haunted me during my sleep.

Doc: Did you have nightmares?

R: I still do. I hear their noises in my ear and I move my hand to send them away. But it’s useless. And in my sleep I realise it’s useless, so I despair, withouth even waking up, and I let them have their way.

Doc: Have they attacked your family?

R: Recently they have. We’re having a nice picnic in the garden and they appear out of nowhere. They hide, waiting for the most adequate moment. When you see them coming you’re already engaged in the fight.

Doc: Where do they hide?

R: In the surroundings, not further than 200 meters away. They have their hideouts, where they breed. One of them can generate an offspring of one hundred.

Doc: Terrifying.

R: Yeah. You make a great effort to kill one but it’s almost useless. They outnumber us. We’ll always be behind.

Doc: Are they that pernicious?

R: You bet. It’s not only their direct effect, but the diseases they carry with them. Some come from very far and bring diseases that have long been eradicated in this area.

Doc: Are you now talking about Europe?

R: They’re more dangerous in the tropical areas. But Europe is slowly getting warmer. There have been recent outbreaks of diseases generated by these animals.

Doc: Are you the only one suffering this?

R: Definitely not. I hear other people around telling similar stories. I read accounts from countries far, far away which are terrifying. I think one day a global extermination party will be organised, but it hasn’t happened yet.

Doc: Can you actually do that, exterminate them?

R: We ought to try, ain’t we? There are resources available. We can set traps. We can raid their breeding places. It’s not only about protecting us, but taking a more aggresive stance and going full spead ahead against them. We have to raise awareness.

Doc: Surely they are useful for the environment in other ways.

R: There’s a bit of everything. I haven’t found a clear argument in their favour. But I have read that they are not that important. Anyway, you probably have realised by now that I’m heavily biased.

Doc: Tell me more about this total annihilation plan.

R: I’d say I’d be happy to see them leave my surroundings. But the truth is that these creatures of the infraworld not only cause havoc where I am. They’re spread all over the world. They transmit several different types of diseases. They’re able to prevent whole nations to develop. They cause 400.000 deaths per year.

Doc: Can you… can you tell me the name of this beast?

R: Sure, doc. But don’t you want to guess?

Doc: I’m actually afraid of saying anything. Based on what I’ve heard from you I’d be inclined to say it’s a… it’s something like a tiger.

R: Spot on, Doc. Tiger is indeed its undercover name. The scientific one is Aedes.

Doc: Aedes? Aedes what?

R: Aedes albopictus.

Screenshot_20180731-234308

As I write this text there are around 100 mosquitos inside the plane I just boarded. Boarding is complete and doors are locked. The mosquitos take position in the ceiling of the cabin. They have entered during boarding attracted by the lights and human activity. They are drunk of human scent and driven by the C0² of our breathing. They’re waiting for the lights to dim during take off to attack. It’s going to be a carnage.

1 comentario

Archivado bajo isprania

Namasté: the last days of a sailboat

I thought I would never own a boat. I’m from a coastal city, traditionally linked with the sea, but physically separated from it by some train tracks. I have lived turning my back to the sea and the ships. Sailing is also an expensive hobby, but that’s far less melodramatic that being from a coastal city dramatically separated from the coast by the train.

When I left Brussels and headed to Lake Maggiore my colleagues at work insisted: “you should buy a boat… or better a sailboat!” and I agreed (of course) but in the back of my mind I was never sure whether it would ever happen. But it did, when G. negotiated a deal obtaining the smallest possible sailboat for one thousand euros. I became then a happy co-owner of a floating piece of plastic shaped as a boat.

Lots of happy moments followed that acquisition: joyful reparations to tidy it up, races against the wind testing its limits, delightful routes with more women on board than lifesavers. But this is not the story of the glory of Namasté. I’m going to tell you how it went down. This is a sad story and your face should be now in a blueish mood after you stopped smiling. Let’s call it a sweet and sour face.

20180721_185058

Proof that I had a sailboat.

Finding a name for a boat in the Himalayas

This blueish story kicks off in Kathmandu. The expedition formed by my co-captain G. and head of maintenance C. had just returned from Island Peak having reached above 6,000 meters. After three weeks of trekking our immunitary systems had gone on strike and we found ourselves being attacked by some exotic asian virus that took us regularly to the toilet. And in the toilet I was when my colleagues received the dramatic message: our boat was not where it was supposed to be. The message read: “Guys, have you lent your boat to someone? Because it’s not where it was!” Had we what!? Well, now I wish we had done that! Our friend D. had been left in charge of checking up if the boat was there, lying at the last row of the buoy camp. She still finds embarrassing to talk about it, but what else could she do? We asked to report whether the boat was there or not, and that’s what she did. The boat was not there.

We didn’t believe it, of course. But then a second message arrived. A. confirmed that nor the boat, nor the buoy, were in place. Which is a pity because A. would have done a great cook on board. We still didn’t believe it, but were forced to think about the eventuality of having lost the boat. Our minds were crazy thinking about options.

– They have stolen it! Sure! Somebody has decided to steal the shittiest boat in the place, and to do that, instead of cutting the rope that ties the boat to the buoy, they have cut the chain that ties the buoy to the bottom of the lake! Problem solved!

– It has sunk… No, that’s just not possible. Boats are made not to sink! And how could it have sunk, if the bomb connected to the solar panel was working fine. It’s true that there were some holes and the bomb was needed, and that there were several days without sun… but come on, how on earth might it have sunk! That’s nonsense!

It was especially painful to think that the boat had gone taking into account that we had found a name for it in Nepal! Namasté means “hello” and “goodbye” in Nepalese, and we had decided to name our boat after that word. And we had bought the greatest of the fleeces for our crew!

20180721_221237.jpg

What can you expect from a crew that finds inspiration for a boat name in Everest’s base camp.

Checking it up, down there

A couple of days and two hundred visits to the toilet later we arrived back at the lake and got the confirmation by ourselves. There was no boat. It was actually difficult to remember where in the buoy camp it was moored, but finally we identified a spot where there was no boat, and no buoy.

Our friends had a great capacity to surprise us. And some of them really did when, while talking about the missing boat, proposed to dive and search for it.

– But guys, can you dive?

– Yes we can; we just need the oxygen tanks which you will rent in Varese and we just go down and check.

– When would it be good to do it?

– What about Monday during the lunch break?

The next Monday during the lunch break a small expedition left the JRC prepared to find the truth about the sunk boat. Two divers, M. and L., one guiding rower, myself, and a team of cheerleaders under umbrellas. We had confessed to the buoy owner that our boat (might) had gone down and he offered his best support. Which we needed to find exactly where our buoy was supposed to be: “I have a second buoy numbered 1234. Just find that other buoy, and then, 15 metres to the north alongside the coast, yours should be”.

It was raining. I looked at the plastic boat somebody had arranged for me. It said “to be used only by two people at the same time, or a maximum weight of 90 kg”. God, it was going to be hard. I got into it and started off towards the second buoy. Once identified, I rowed the 15 metres like I was following some treasure map. Once I considered myself situated, I gave turn to the divers. And down they went.

Then silence came. During 15 long minutes I stayed up there in a plastic boat for 2 people or 90 kg, during a Monday lunch break, under the rain, with some cheerleaders far in the coast under an umbrella, waiting for our brave divers to reappear in the surface. And when they did…

Eureka! It’s here! We found it! Yuhuuuu! Such an excitement, everyone was shouting. Once the divers were back in the safety of the moor, they reported: “It’s there, it’s right below the spot, around 10 meters down. It’s still tied to the buoy, and the buoy is compressed by the pressure, green because of the algae. All the fenders are compressed as well and pointing up. The boat is stuck in the mud by its keel. It’s going to be tough to pull it up.

20180721_185322

2 people diving at the same time and 90 kg on a plastic boat.

Rescue me

Thinking about pulling it up returned us to reality. We had found our boat, now what? The traditional harmony between both captains halted and gave way to a tense cold war at this moment. There were two radically different opinions:

– It should stay where it is. Lifting it up will cost us more than what we paid for it, and then we will have to fix it. It should stay where it is, let’s be practical. It was a nice story, now it’s over.

– I come from a city of sailors! There’s no way I’m leaving my boat sunk, it’s a matter of pride! We will do whatever it takes to lift it up! And hopefully not to pay for it!

At work, the word spread. Both fueled by its own power and by our own promotion; we just couldn’t be shy about it. Well, how cool is it to have your boat sunk? Different proposals started to make their way:

– You should fill it with tennis table balls! I’ve seen it in Mythbusters, and once you fill the cabin with balls, the air in them will gently push the boat upwards! (Fine, so how do you propose to sink several hundreds of tennis table balls 10 meters below!?)

– First you pull it up a bit to remove it from the mud. Then, carefully you turn it upside down, so that the boat won’t suffer any damage when going up; the keel will open the way! Then once it’s almost at the surface, you flip it again and voilà! (Not damaging the shittiest boat was not a real priority. But listen, if we flip a boat that is 7 meters tall, in a couple of flips we are already way above the water, aren’t we!?)

Finally, we luckily found a systems administrator who was as well a diving instructor who got in charge of the operations, and managed a crew of 3. All our friends who dived where on board, because… when were they going to get another chance to rescue a sunk boat?

Everything was ready for mid-december, but then… one of our crew members was leaving on holidays earlier. And my time in Italy was coming to an end; grey Brussels was waiting for me. When I left Italy driving my car I was leaving a lot of great moments and people behind. Some furniture waiting to be moved to Brussels. And a boat, somewhere below the lake.

IMAG0086.jpg

The trace behind the boat indicates “full speed ahead”

Not the end of it: the rescue operation

April 16th, 2010. Already installed in Brussels, I came back to the lake to celebrate my birthday with my friends. We had planned a party by Laveno beach, and we had all we could need: a power generator, music, lights, great food, lots of invitees… and the crazy idea of decorating the landscape with a rescued boat! Could we carry out our latest plan in order to bring the boat to the party?

The balloon theory had won the contest of ideas. The plan was to bring 3 big oxygen balloons, flat. Our team of divers would take them down, attach them to the boat, and fill them up bt half (if they were full at that depth, they would explode on the way up when the air pressure was lower). With that thrust, the boat would have been removed from the mud, and lifted up to the surface. Once there, we had to decide where to take it afterwards, risking that it would sink again on the way… 3 balloons would have been enough. But we got the first setback from the very beginning: our team could only find 1 balloon.

But they were going down anyway. They got the balloon, the light, and the digital subaquatic camera and made it to the point where Namaste had been seen for the last time. They went down…

And after 20 minutes, the buoy went up. With no boat attached to it. Our divers made it back to the coast and reported what they had seen. They couldn’t find any place to safely attach the balloon. There was a metal bar at the stern, but looking so weak that pulling the boat from there would have meant rescuing only the metal bar. There was no other lifting point. The divers had clear instructions: if you cannot free the boat, free at least the buoy so that we don’t have to keep on paying the rent for it! So that’s what they did. And the buoy went up to get entangled with the mast, a meter shy from the surface. The divers were also trained in this eventuality. If nothing could be done, the mast should be sacrificed to avoid any risk to other boats passing up. They cut the fixations of the mast, and down it went. To the mud. Without resistance. And that was the end of Namasté.

20180721_184544

Last captains’ meeting. Notice on the right the greenish, recently rescued buoy.

Epilogue

The buoy was free, and so were we from the rent. The boat was down, and its location will be kept secret except from some random diving pupil who will have the chance of visiting a sunk boat in the lake. Our minds were at that emotive moment running through the bright days of Namasté. When we first it took it to sail, with our lead female engineer D. fixing the engine. And when we last took it to sail, full with women all around on board. Feeling the wind in our faces, putting our fingers on the water to check if it was actually moving because no one would have said so on the boat. Between the first and the last sail, nothing, because we only took it twice to sail. As a homage to our episodes on the lake, we still keep treating each other by “captain”.

Namasté will be not be forgotten as long as there are stories about it going around the JRC. But the stories snowball and get weirder. Don’t you think that this one is weird enough? However, it has been so long since it happened, that you never know what parts are right, and what parts are just a cloudy dream…

Deja un comentario

Archivado bajo isprania

Sus padres se equivocaron

El verano de 1964 se acabó antes de tiempo para Adela y Tomás. Una tarde, al volver de jugar por el monte, sus padres con cara seria les dieron la noticia: se iban a Francia. Su tío, emigrado 3 años antes, había conseguido una oportunidad de trabajo para su padre en un taller mecánico en las afueras de París. Pero el puesto no podía esperar o se lo adjudicarían a otro: había que ponerse en camino ya.

Dos días después descansaban en un hotel de carretera. Desde la cama escuchaban a sus padres discutir sobre el uso del idioma en Francia. Según su tío el español no estaba bien visto en el barrio en el que trabajaría su padre y vivirían ellos. El número de emigrantes aumentaba y la población francesa lo interpretaba como una amenaza para el idioma francés. Sus padres tomaron una decisión: aprenderían francés lo antes posible y lo usarían en casa para comunicarse con Adela y Tomás, de 8 y 6 años. Era lo mejor para ellos.

En los siguientes años hubo dificultades de aprendizaje y de integración para toda la familia. Fueron tenaces y para integrarse redujeron el uso de su lengua de origen y hablaron francés en casa, aun sin dominarlo. Los niños hicieron amigos, acabaron la escuela, encontraron trabajo y crearon familias con parejas locales. No fueron alumnos brillantes, y mantuvieron siempre una desventaja con respecto a los hablantes nativos. Quizá por eso los profesores desaconsejaron continuar los estudios superiores. Quizá ese haya sido el precio a pagar por la integración. Los hijos de Adèle y Thomas, a diferencia de ellos, pudieron empezar la escuela en igualdad de condiciones que sus compañeros.

..

En 2017 todos los estudios sobre bilingüismo demuestran que abandonar la lengua materna está en el origen de diversos problemas de retraso escolar. Hoy está establecido que dominar una lengua, cualquiera que sea, no sólo no entorpece el desarrollo de la segunda sino que lo ayuda. Se considera que en el margen de entre 3 y 7 años un niño consigue equiparar su nivel en una segunda lengua al nivel de los otros nativos. Abandonar la lengua materna no fue una ventaja, sino un hándicap.

En el verano de 1964 los padres de Adela y Tomás, de 8 y 6 años, nuevos emigrantes españoles en Francia, sin apenas haber llegado a destino, sintieron ya la presión por integrarse en un nuevo mundo, y tomaron la decisión que creyeron mejor para sus hijos: abandonar paulatinamente el uso de la lengua materna en el seno de la familia.

Deja un comentario

Archivado bajo worldview

Reflexiones de un padrino ateo

Hace unos meses se bautizaba mi sobrina Daniella. Lorena y Javi, no contentos con que la niña tuviese dos buenos tíos (buenos), decidieron que además, seríamos padrinos. Padrino y padrino, rompiendo tópicos. Con el compromiso de que la chiquilla sea del Sporting y alguna otra cosa que nos dijeron pero que no retuvimos.

Para un padrino ateo practicante el bautizo es casi una experiencia religiosa. Y sobre todo, ese sentimiento de responsabilidad para en el futuro contarle a la neña que no, que Dios no existe pero que haga como todos los demás y disimule. ¿Qué podré irle diciendo a Daniella según crezca para que entienda esto de los Dioses, las religiones, y las fés?

De unos años acá soy más tolerante con la religión. Primero leí “La insoportable levedad del ser”. Luego conocí a las diosas que habitan en las montañas del hoy tan maltrecho Nepal. Más adelante me encontré en Jerusalén con tres religiones hijas de un mismo Dios. Y recientemente en Ghana con esa fé tan espectacular en todos los estratos sociales. Esto de la religión es un fenómeno a estudiar.

En el bautizo de Daniella se leyó el Génesis. Espectacular inauguración del mundo a cargo de un joven Dios que lo petó en 6 días y creó la semana como efecto colateral. Mención aparte para la creación del Domingo, que en los idiomas latinos significa “el día del señor”, mientras que en otros es “el día del sol” (Sunday). ¡Herejes!

Total, que mientras allí se desgranaba la primera semana de la humanidad, a mi me venía a la mente ese texto de Carl Sagan, “la historia del universo en 1 año”. Si el 1 de enero fuese el Big Bang, y el 31 de diciembre el día de hoy, ¿en qué día del año habría aparecido el Homo Sapiens? (Estímalo ahora que en el próximo párrafo vienen spoilers).

La vía láctea se habría formado en marzo. El sistema solar, en septiembre. En diciembre aparecerían las primeras formas de vida multicelulares. Los dinosaurios aparecerían el día 24 de diciembre y desaparecerían el 30. El día 31, a las 2 de la tarde, aparecen los primeros homínidos. A medianoche menos un cuarto descubren el fuego. Cuando faltan 15 segundos para acabar el año surge la civilización egipcia, y en el último segundo América descubre a Colón.

La historia bíblica gana a la científica por varias razones:

  1. Nadie iba a entender de qué carajo estaba hablando Carl Sagan hace 3.000 años;
  2. La ciencia no deja espacio para el fin de semana (como bien saben los estudiantes de doctorado); y
  3. No es posible que el ser humano sea tan irrelevante.

Por eso el hombre crea a Dios a su imagen y semejanza. Porque si no, todo esto, ¿para qué? No, el hombre *tiene* que ser el centro de la creación. No me vengas con razonamientos, sencillamente *tiene* que existir un Dios todopoderoso y los hombres nada más y nada menos tienen que ser sus hijos.

La existencia de Dios es un tranquilizante cuando no entendemos lo que está pasando. Es bueno pensar que alguien lo tiene todo controlado. Tanto si algo sale bien porque estás “en gracia de Dios” (o te sientes “como Dios”), como si hay algún desastre, que entonces es “porque Dios lo quiso” y eso nos ayuda a superarlo.

Equiparar, por ejemplo, un terremoto con la voluntad de Dios nos abre un camino interesante: equiparar a Dios con las leyes de la naturaleza. Y si Dios son las leyes de la naturaleza, entonces qué fácil se entiende ahora eso de “Dios está en todas partes”. Por eso, cuando te pegas un rodillazo con la madera de la cama, son las leyes de la naturaleza (Dios) las que hacen que la madera sea dura, tu rodilla blanda, y la potencia del golpe resulte en un moratón. Si yo crease una religión seguiría este sistema, y estaría permitido blasfemar diciendo “Mecagüen las leyes de la naturaleza que hacen que la madera sea dura, mi rodilla blanda, y la fuerza del impacto me haya generado este moratón”.

Todas las civilizaciones se han pegado rodillazos contra la madera de la cama, y todas han descubierto a Dios. Puede que las camas hayan sido diferentes, pero las leyes de la naturaleza, ergo Dios, han sido siempre las mismas. Dios es el mismo en todos los sitios. Y en concreto, en el sitio en el que es el más mismo de todos, es en el judaísmo, el cristianismo, y el islam. Unos se pegaron un rodillazo con la madera de la cama, otros una patada, y otros un cabezazo, y pese a eso, tienen todos razón, a la vez. Uno diría que el hecho de que la ciudad santa sea la misma para las tres religiones podría darles alguna pista, pero parece que les cuesta pillarlo.

Quizá mi ahijada decida crearse su propia religión. Y qué le voy a decir yo…¡si todo el mundo lo está haciendo también!

Deja un comentario

Archivado bajo Personal, worldview

Tu ordenador, que se fue a Ghana

Cuando te deshagas de tu ordenador, y éste se convierta en basura electrónica, puede que llegue hasta el barrio de Agbogbloshie, en Accra, capital de Ghana. Allí hay jóvenes que lo desarmarán, quemarán los cables en busca de cobre dañando su salud en el proceso, y obtendrán por su venta entre 2 y 4 dólares al día.

En las últimas semanas, gracias al contacto con los productores del documental “Al otro lado de la tecnología“, he investigado este proceso. ¿Por qué llegan los ordenadores? ¿Qué se hacen con ellos y qué se podría hacer? ¿Cual es la situación socio-económica de estos recicladores? Esto que vas a leer es parte de la historia que vivirá tu ordenador cuando ya no te sirva.

Prohibido exportar basura electrónica

La convención internacional de Basilea prohíbe exportar basura electrónica. Contiene elementos peligrosos, que han de someterse a un tratamiento especial, y no está bien mandar la basura fuera de casa. Esa es la ley.

La trampa es que es más barato deshacerse de la basura de forma ilegal que reciclarla. Y como manda más la economía que las leyes, de los puertos europeos (y norteamericanos) salen contenedores cargados de ordenadores que no funcionan. Para sortear la prohibición son catalogados como “equipamiento informático de segunda mano“, y como “donaciones“. No hay funcionarios de aduanas suficientes como para controlar, y no pueden verificar aparato por aparato si funciona o no.

Algunas ciudades se han especializado en recibir estos residuos, convirtiéndose en “capitales de la basura electrónica”. Hoy me centro en el barrio de Agbogbloshie, en Accra (Ghana), pero también hay otras muy conocidas como Guiyu, en China, un pueblo donde calles y calles están ocupadas por aparatos electrónicos “de segunda mano”. Nueva Delhi (India), Karachi (Pakistán), Meknes (Marruecos) son otros destinos populares.

El negocio es en gran parte informal. Hay ganeses que viven en Europa que ocasionalmente compran material electrónico usado y llenan un contenedor. Luego lo envían a algún familiar o contacto en Ghana, quienes revenden su contenido a negociantes locales. Si el envío es una donación, no hay que pagar impuesto de importación, pues el gobierno ganés pretende ayudar así a aumentar las tasas de alfabetización digital.

Del puerto al vertedero

Se estima que un 60% de los productos electrónicos que se descargan en el puerto funciona, aunque muchos están en su fase final de vida; un 20% puede repararse y volver a venderse (a la entrada del puerto ya hay mercados de electrónica usada); y el restante 20% directamente no funciona y va camino del vertedero.

Foto: Cosima Dannorizter

Vertedero de basura electrónica de Agbogbloshie, Accra, Ghana.                                         Foto: Cosima Dannorizter

Agbogbloshie, bautizado “Sodoma y Gomorra”, es uno de los lugares más contaminados del planeta, a causa de la liberación continua de los metales pesados procedentes de la basura electrónica. Tiene entre 30 y 40 mil habitantes, de los cuales unos 6 mil trabajan directamente recogiendo basura electrónica, tratando 171.000 toneladas al año de residuos.

Localización de Agbogbloshie.Fuente: Ghana e-Waste Country Assessment

Localización de Agbogbloshie.
Fuente: Ghana e-Waste Country Assessment

Mayoritariamente son varones, jóvenes (entre 11 y 18 años). En un país con el salario mínimo en 2 dólares diarios, ellos ganan entre 2 y 8 al día: 2-4 si recogen, ó 4-8 si reciclan o reparan. El dinero que ganan lo reparten con sus familias al norte del país, de donde provienen, un sitio especialmente pobre, con inseguridad alimentaria crónica. Incluso si la agricultura diese más dinero, prefieren estar quebrando su salud aquí porque los ingresos son más inmediatos.

Al repartir el sueldo, se suelen quedar por debajo de los umbrales internacionales de pobreza, siendo especialmente vulnerables los recolectores. Según los estudios, trabajan entre 10 y 12 horas al día, y aguantan trabajando en este sector entre 3 y 7 años.  Existe una asociación, la “Agbogbloshie Scrap Dealer Association“, que gestionó la cesión de los terrenos del vertedero, pero que por lo demás tiene una influencia marginal. No hay trabajos forzados ni mafias, que se sepa.

¿Cómo se recicla un ordenador allí?

Se recogen, se separan los cables, memorias, y otros elementos de valor, luego se desmantela manualmente para retirar metales, y por último se eliminan de los residuos.

La recolección es, o bien en el propio vertedero, o bien puerta a puerta, comprando el material por una pequeña cantidad. Lo llevan a los recicladores, que fraccionan:  acero (carcasas), aluminio, tarjetas de circuitos impresos (con metales preciosos), cables de cobre plastificado, otras piezas con cobre, y plásticos. Estas son todas las partes de un ordenador usado.

Lo más valioso es el cobre y los otros metales. Para obtener el cobre, se acumulan varios manojos de cables y se les prende fuego, quemando el plástico (y liberando sus correspondientes toxinas). El cobre se vende a intermediarios, y  acaba en plantas industriales tanto en Ghana como en el extranjero. Las nubes de humo de los cables incendiados son características de Agbogbloshie.

Agbogbloshie fumes

Quemando cables para sacar cobre. Foto: Hal Watts.

Para tratar las tarjetas impresas existen métodos muy tóxicos, aunque en Ghana esta práctica no se realiza. Ocasionalmente llegan comerciantes que compran las tarjetas y las envían a Asia vía Hong Kong o al oriente medio vía Dubai.

Las carcasas de acero se venden a hornos eléctricos que luego producen otras piezas. El aluminio se envía a fundiciones. En las cercanías de Accra hay ambos tipos de instalaciones. El plástico suele estar lleno de retardantes de llama, altamente neurotóxicos, que en teoría pueden ser reciclados.

Pero si no es el caso, se queman o se tiran, donde sea. Junto con los monitores CRT, que apenas tienen atractivo económico una vez se les ha retirado la principal fuente de cobre, la bobina de deflexión.

¿Es rentable reciclar?

Hay algunas empresas locales que lo hacen, aunque solo recogen un 5% de toda la basura electrónica.  Por ejemplo City Waste Recycling Ltd recoge desde 2010 material de escuelas y empresas. Pero necesita más material para ser rentable, y aquí los recicladores informales le ganan la partida. Los recicladores pueden ir casa por casa y ofrecer una pequeña cantidad por los aparatos. Luego venderán las partes útiles, y las otras las tirarán: no necesitan gastar en tratarlas adecuadamente. La empresa no pueden obviar ese gasto en tratamiento, y a causa de eso no pueden ofrecer precios competitivos a nivel individual, ni tienen tanta facilidad para recoger puerta a puerta.

Mejorar las tecnologías de reciclaje en Ghana podría aumentar la ganancia por ordenador reciclado de los actuales 7,22 dólares, hasta los 13,19. Aumentar esa ganancia se consigue mejorando las tasas recuperación de metales, y eso a su vez se logra gracias a la separación manual de los componentes informáticos. Pero ese trabajo manual sólo es rentable en sitios donde la mano de obra es barata, como en Ghana. De ahí que las mejoras en este campo no dependan de grandes inversiones ni infraestructuras.

Por tantno, si la mano de obra es barata, entonces mejor separar manualmente en Ghana. Si hay componentes que no se pueden reciclar, mejor llevarlos a factorías europeas donde exista tecnología adecuada para hacerlo. Estas dos ideas son la base del proyecto Best of 2 worlds, en el que participan la Universidad de Naciones Unidas, el instituto alemán de ecología aplicada Öko, y la compañía belga de reciclaje de metales Umicore. Bajo este marco se ha hecho investigación de calidad disponible online, y se organizó en 2012 la primera “E-Waste Academy” en Ghana.

Recomendaciones para abordar el e-Waste en Ghana

Por un lado, sobre posibles modelo de negocio a implementar, para que sean viables han de contar con:

  • Enlaces entre los recicladores ganeses y fundiciones europeas, de forma que se puedan re-exportar los componentes que la industria local no pueda reciclar.
  • Un adecuado “cash flow“. Si se van a vender tarjetas impresas a Europa, el pago puede demorarse varios meses, y es necesario implementar una forma de tener ese dinero rápidamente.
  • Una transferencia de conocimiento y tecnología hacia el sector del reciclaje en Ghana.

Además, como recomendaciones generales:

  • Hay que aprovechar la ventaja del trabajo manual para mejorar la calidad del reciclaje.
  • El sector informal es clave, por su extensión e importancia: estratégicamente hay que contar con él.
  • Es necesario dar soluciones al almacenaje de los residuos peligrosos.
  • Es importante contar con la asociación de Scrap Dealers, así como con la Agencia de Protección Ambiental de Ghana.

Veamos ahora con todo esto qué se puede hacer.

Deja un comentario

Archivado bajo Social Entrepreneurship

Apuntes sobre el curso de “Technology Entrepreneurship”

Hace unos días estuve hablando con Manuel Ángel Méndez, que además de colaborar con El País con el blog “Tecnolomía“, es avilesino, de mi quinta, y fuimos juntos a la Escuela de Idiomas en Avilés, cuando para llegar allí aún había que pasear al lado del Tuluergo, ese riachuelo tan de nuestra villa.

Hablamos de los cursos online masivos: esos que ofrecen entidades como la Universidad de Stanford, de gratis, que se apuntan 30.000 personas, y que ofrecen contenidos de mucha calidad con gente de nivel. A mi me pusieron sobre la pista mis compañeros del ICEX, me apunté al de “Technology Entrepreneurship“, o cómo montar una empresa tecnológica, y me quedé la mar de satisfecho. Tanto como esto, que publicó El País:

Rafael Font, informático empleado en el Parlamento Europeo en Bruselas, se apuntó a un curso de emprendimiento tecnológico en otra plataforma, VentureLab, propia de Stanford. “Me pareció muy útil, aporta conocimientos de alta calidad y contrastados. Ahora me siento con fuerzas para crear mi propia empresa”.

¿No queda la última frase genial como anuncio de champú? “Desde que uso Sidal Vasoon, me siento con fuerzas para crear mi propia empresa“.  Claro que con un padre empresario, una madre que trabaja por cuenta propia, y un hermano que ha montado una spin-off del negocio paterno… pues sólo faltaba el niñín en el rollo emprendedor.

El artículo analiza las plataformas online que ofrecen estos cursos, sus posibilidades, y su funcionamiento. Es una lectura muy recomendable: “Estudie gratis en Harvard o Stanford

El caso es que he ido compilando apuntes de este curso (y otro parecido que hago ahora) en un Google Doc, que pongo aquí por si fuese de utilidad para alguien. Los apuntes están en inglés, siguen en desarrollo, y se pueden hacer comentarios, están disponibles en “Notes on Technology Entrepreneurship“. Su estructura es la siguiente:

Grandes ideas

Comienzo con las grandes recomendaciones de emprendedores conocidos, con esas ideas que inspiran, sacadas de sus charlas, y que te pueden abrir la mente, tipo lo que dicen los de Instagram:

Siempre me preguntan ¿Cómo tuvisteis esa idea tan genial? No hubo un momento en el que dijéramos “Oh, si, fotos con filtros!”. Las ideas en realidad son el resultado de muchas iteraciones, y tu trabajo es explorar las posibles soluciones hasta que encuentres el espacio en el que encajas.

Vamos, que la idea genial es un proceso iterativo, no se consigue a la primera.

Cómo montar tu equipo

¿Qué gente puedes necesitar para embarcarte en esto? Aquí el profe Eesley sacaba las estadísticas y decía: “si estáis en un entorno cooperativo, es mejor que tengáis un equipo tirando a técnico; si en cambio el entorno es competitivo, mejor que tengais un equipo más diverso“.

Cómo ejercer la creatividad

Porque una cosa es hacer un brainstorming así a lo loco, y otra hacer un buen brainstorming, estructurado, donde la gente piensa ideas por separado y luego las pone en común y se discute. Así funciona mejor, al próximo que venga a hacer un brainstorming desorganizado puedes mandarlo a paseo.

El Business Model Canvas

Este es uno de los grandes inventos: para montar una empresa no necesitas crear un tocho de 200 páginas de modelo de negocio. En realidad sólo necesitas una página, donde venga lo principal, y luego esa página la vas modificando según avanzas en tus ideas. Como decía antes, las ideas geniales son un proceso iterativo, así que habrá que modificar el Canvas muchas veces. ¿Tienes una idea de un negocio? Pásala al Business Model Canvas.

La diferencia entre una empresa normal y una start-up

Voy a montar una empresa“, así, a secas, quizá no sea la mejor idea. Una empresa ya sabe lo que tiene que hacer. Tu lo que tienes que montar es una organización que busque ese modelo de negocio que funcione, y más adelante se convierta en una empresa. Esa organización preparada para buscar, para iterar hasta encontrar la idea genial, eso es la start-up.

A vender. De forma organizada.

¿Cómo se consigue un cliente? No salen de la nada. Un cliente es una persona de entre las 10 que han visto tu web, que a su vez son parte de las 1.000 que te conocen, que a su vez son parte de las 10.000 que forman tu mercado potencial. Hay un “embudo de ventas”, que te hace entender dónde puedes actuar para tener más clientes.

Show me the money

Habrá quien piense que tienes una idea razonable y le interese echarte una mano (económica) para que sigas investigando y la lleves a buen puerto. Pero no todos los inversores son iguales: unos invierten en las primeras fases, otros cuando tienes el producto listo, y otros cuando estás dando el salto y pasando a gran escala. Cuando al arrancar seas un incomprendido y nadie entienda que lo que tienes entre manos va a cambiar el mundo, debes buscar las pelas entre los FFF. Friends, Family… and Fools.

A iterar

Las grandes claves del emprendedurismo resumidas en este post, ¿qué mejor relación calidad/precio/tiempo invertido? Pero si de verdad te pica lo del emprendedurismo y quieres oir a gente con experiencia, con estudios sobre lo que funciona y lo que no, muy cerquita de Silicon Valley donde son especialistas en esto, dale al curso de Chuck Eesley y déjate llevar.

1 comentario

Archivado bajo Personal

EPSO Situational Judgment. Basado en un caso real.

Una de las últimas novedades en los exámenes del EPSO son los test de “análisis situacional”. En el enunciado te sitúan en un contexto de trabajo, se inventan una posible situación que pudiera ocurrir y a la que tu tuvieras que hacer frente, y te dan cuatro opciones de posibles reacciones por tu parte, entre las que debes encontrar la “más adecuada” y la “menos adecuada”. Con eso analizan lo bueno o malo que serías ante situaciones “de la vida real”.

“La vida real” ficticia de un examen a veces es superada por la propia vida real.

Situación

Trabajas en el soporte informático de una institución (por poner un ejemplo, en el Parlamento). Te encargan instalar dos ordenadores nuevos en un despacho que se encuentra en el otro extremo del edificio. Coges tu carrito (amarillo, como el de la imagen), lo cargas con los dos monitores, ordenadores, cables y accesorios, y paseas por los pasillos del Parlamento o institución hasta tu destino. Llegas, descargas encima de las mesas el material, y sacas el carrito al pasillo para que no te moleste mientras instalas. Para variar, esta vez todo funciona en condiciones y en 20 minutos está todo funcionando. Sales del despacho y tu carrito ya no está. ¿Qué haces?

yellow trolley

A: De ahora en adelante dedicas parte de tu jornada laboral a pasear por los pasillos dispuesto a robar cualquier otro carrito que hayan dejado despistado.

B: Envías un email a tu jefe, poniendo en copia a tus compañeros del equipo informático, al jefe de unidad, al buzón de servicio de la unidad de carritos (o si no existiese, lo más parecido que encuentres en el Outlook) y poniendo en copia oculta a todo el Parlamento, denunciando la desaparición del carrito y exigiendo su inmediata restitución del sitio donde fue robado.

C: Poniendo al mal tiempo buena cara, hackeas el sistema de megafonía interna para que todos los días a la hora en que fue robado tu carrito suene Manolo Escobar a todo trapo “mi carro me lo robaron, estando de romería”.

D: Desarrollas una habilidad especial para identificar a largas distancias el sonido de un carrito siendo arrastrado, preparándote para enfrentarte cara a cara a quien veas que se ha llevado tu preciado tesoro.

Solución

A) Pasear por los pasillos en busca de otro carro para robar tiene la parte positiva de que demuestras comprender la situación de escasez de carritos en la institución (o Parlamento) en tiempos de crisis. También muestras tu integración en la cultura local. Al fin y al cabo, por muy europeo que sea todo, esto no deja de ser Bélgica y aquí cuando te roban tu bici, pues tu robas otra, y así es como funciona ésto, chatín. El inconveniente de pasear tanto por los pasillos es que probablemente en un edificio tan grande y tan simétrico te pierdas enseguida, e incluso en la hipotética situación de que robes otro carrito, te verás obligado a dejarlo abandonado para poder encontrar la salida.

B) Enviar un email puede parecer que tiene implicaciones positivas por aquello de informar y avergonzar públicamente al personal, pero en un segundo análisis se demuestra que es más bien al contrario. No sólo tu jefe se descojonará de tí, llamándote pringao y haciendo chistes sobre la chepa que te va a salir cuando haya que trasladar toda la informática al edificio de enfrente, sino que te reconocerán en los pasillos y te darás cuenta de que eso de afanar carritos es parte de la “política interna de la casa”. Si de verdad esperas que un compañero vuelva avergonzado a pedirte disculpas..te están llamando pringao con toda la razón del mundo. Esta solución es sin duda alguna la menos recomendable de todas.

C) Hackear la megafonía interna demuestra habilidad técnica. Poner a Manolo Escobar demuestra saber poner en práctica el lema europeo de “Unidad en la Diversidad”. Configurarlo para que se escuche siempre a la misma hora es un guiño a la eficacia alemana que Merkel sabrá agradecer. Tu solución en realidad no soluciona nada, con lo cual se evitan tediosas reuniones y la creación de un comité de búsquedas de carritos, con lo que estás ahorrando dinero al contribuyente europeo. Seguirás teniendo que cargar con los ordenadores al hombro, pero eso ni le importaba a nadie antes, ni le importa ahora, con la diferencia de que con esta actitud, molestas un poco pero no lo suficiente como para tratar el asunto. Esta solución es claramente la que más ventajas reporta, y es por tanto la más adecuada.

D) Escudriñar el registro sonoro para identificar carritos puede llevarte en efecto a un enfrentamiento con algún compañero. Se desaconseja esta actitud, puesto que pueden salir a la luz algunos datos incómodos. El que tu considerabas “tu carrito” en realidad anteriormente fue el carrito de otro servicio, que tu antecesor en el puesto logró apañar en un despiste de su anterior propietario. Por tanto puedes encontrarte con el dueño original de tu carrito, o peor aún, echar luz sobre la cadena de robos por la que ha pasado el carrito. Pase lo que pase, nunca serás tú el dueño original del mismo.

Hay sin embargo un beneficio innegable de esta actitud, y es que al cabo de varios días de búsquedas infructuosas en los que parece que el único carrito amarillo existente era el tuyo, los sube y bajas de adrenalina estresan tu cuerpo hasta desarrollar un rencor y un mal humor importantes. Esto, aunque no se sepa en el exterior, es una condición sine qua non para el ascenso dentro de una carrera funcionarial: el subir tus niveles de mala hostia y saber poner cara de enfadado 37.5 horas a la semana. ¡El camino hacia una carrera prometedora!

4 comentarios

Archivado bajo Parlamento