Hace 105 años que un manchonero llegó a West Virginia

19 de febrero de 1901, Avilés

En la la recién construida capilla de Jesusín de Galiana, contraen matrimonio Claudio Kopp y Azelvandre, natural de Nápoles (Italia), de 23 años, hijo de Don Juan Kopp (natural de Givors, Francia, fallecido el año anterior en Avilés) y Doña Gertrudis Azelvandre (natural de Francia), y Angelines Martinez Fernández, de 22 años, natural de Avilés, hija de Don Miguel Martínez (natural de Cancienes) y de Doña María del Socorro Fernández (natural de Avilés).

Mi tía-bisabuela Angelines era de Avilés “de toda la vida”, como su madre y su abuela. La familia de su padre, en cambio, fue bajando de las montañas para acercarse a la ciudad, su abuelo era de Nubledo, y su padre, el carpintero Miguel Martínez, de Cancienes. Pero se fue a casar con un italiano de ascendencia francesa, y acabó cogiendo el barco.

Leopolda, hermana de Angelines, se quedaría en Avilés casándose con el músico nacido en Madrid y de procedencia catalana Federico Font.

Federico Font y Leopolda Martínez, con sus 5 hijos y algún niño más.

10 de junio de 1916, Bilbao

Manifiesto de pasaje del barco Alfonso XIII, a su desembarco en Nueva York, página 28:

– Passenger name: CLAUDIO KOPP; Age: 38; Ethnicity: French; Place of birth: Naples, Italy
– Passenger name: ANGELES MARTINEZ; Age: 38; Ethnicity: French; Place of birth: Avilés, Spain.
– Passenger name: MARIA KOPP; Age 16; Ethnicity: French; Place of birth: Avilés, Spain
… 9 hermanos más: Juan de 14, Eugenio de 12, Leopoldo de 11, Francisco de 9, Angela de 7, Jose de 5, Julio de 3, Luis de 1 y Melchor de 1.

Claudio indicó que iba a unirse a su hermano Eugenio en Clarksburg, West Virginia. Tenía 100 dólares, y todavía no había adquirido los billetes de su familia a su destino final.

La primogénita nació antes de que se casaran sus padres, cosa no tan rara en la época pero que despista a todos los investigadores “católicos”. Y la hermana número 11, Anita, fue la última y la única que nació ya en suelo americano. Claudio Kopp se dirigía a la fábrica de vidrio que estaba montando con sus hermanos. Atrás quedaba ya la ciudad de Givors, en Francia, cerca de Lyon, de donde era originaria su familia, y de donde nacía el oficio familiar de soplar vidrio. Sus hijos avilesinos se convirtieron en Mary, John, Eugene, Paul, Francis, Angeline, Joseph, Julius, Louis y Mitch.

Aunque Joseph fue siempre Pepe, hasta para los americanos. El manifiesto de pasaje no lo dice, pero se perdió en el barco durante el viaje, provocando el pánico de su madre.

Angelines y Claudio, con toda su prole en EEUU, alrededor de 1920.

1926, Clarksburg, West Virginia

Claudio Kopp muere debido a una enfermedad pulmonar derivada de su profesión, dejando a Angelines al cargo de 11 hijos. La comunidad francesa deniega el acceso de sus hijos mayores a los puestos de trabajo dentro de la fábrica de cristal donde trabajaba su padre, alegando que ya hay muchos Kopp. Angelines nunca habló inglés, y en los malos tiempos encontró apoyo en la comunidad española, y en vecinos asturianos como los Llaneza o los Díaz. La tenacidad de la avilesina hace que sus hijos acaben trabajando en otra fábrica de cristal, donde seguirían el resto de sus vidas profesionales.

La personalidad de Angelines, apodada Mama Kopp, hizo que su hogar se convirtiera en un centro social después de la misa dominical, y que los vecinos recordasen su voz vigorosa cantando villancicos españoles en Navidad.

Angelines Martínez, "Mama Kopp", de Avilés.

19 de diciembre de 1952, Avilés

Carta de Leopolda Martínez y Federico Font a su familia americana:

Queridos sobrinos: Recibimos vuestra carta y vemos por ella que estás bien, de lo que nos alegramos nosotros por aquí, bien por ahora. Julio nos perdonarás que tardaramos en contestar, no es por olvido sino que muchas veces por pereza y otras por poco tiempo y así va pasando. Ya vemos por la fotografía que tienes un hijo hecho un hombre listo y estudioso. [..] Por el correo ordinario te mandamos dos revistas: una de las fiestas del bollo en Avilés, y otra donde en primera plana encontrarás las fotografías de tu tío y primos con los componentes de su orquesta. [..] Recuerdos a tu esposa y besos a tus hijos, recuerdos de tus primos y tu recibe un abrazo de tus tíos que no os olvidan. 

7 de los hermanos Kopp, en Clarksburg.

1958, Avilés

John Kopp y su mujer Mary visitan Avilés. John es en realidad Juan, el segundo hijo de Claudio y Angelines, y en la cara se le ve que es avilesino.  Mi padre recuerda la visita de “los americanos” cuando el tenía 10 años, que venían a conocer a la familia, y las preparaciones de mi abuelo para un gran recibimiento en casa. Juan identifica la casa donde vivían de pequeños.

Al regreso, John Kopp informa de su encuentro con otro Kopp, Alfredo, un viejo cascarrabias enfermo con quien no se puede mantener una conversación. Lo etiqueta como “tío de su padre”, pero en realidad no existe tal parentesco: Alfredo Kopp pertenece a la otra familia Kopp. En Avilés resulta haber dos familias de cristaleros, procedentes del mismo sitio de Francia, pero que no están relacionadas (hasta donde se ha podido demostrar, y eso es 1750).

Juan Kopp y su mujer Mary

14 de julio de 1999, Newport News, West Virginia

En carta dirigida a mi abuela Macrina (sobrina de Angelines), el señor James E. Kopp escribe:

“Espero que esta carta llegue a su destino, porque he estado tratando durante mucho tiempo de encontrar los nombres y direcciones de la familia de mi abuela en Asturias, España. Finalmente recibí una carta de mi tía Mary, la mujer de Juan Kopp, que tuvo la oportunidad de visitar a vuestra familia hace muchos años. Mi abuela era Angelines Martinez Fernández, que se casó con Claudio Kopp en Avilés y emigró a los EEUU en 1916. Mi tía Mary me dice que tu eres la hija menor de su hermana, Leopolda, y que tienes una hermana que se llama Anita y tres hermanos, Federico, Jesús y Enrique. Si tus cromosomas son tan prolíficos como los de Angelines, debe de haber muchos niños en esta familia.”

Y este es, en realidad, el comienzo de toda esta historia, cuando mi abuela me llama para traducirle esa carta del inglés.

Diciembre de 2010, Avilés

Abro una carta fechada en mayo, oculta entre el correo acumulado en casa, de James E. Kopp, que dice:  “Espero que de una forma u otra te llegue esta carta, dado que no hemos tenido comunicación desde el 2000. De aquella eras un estudiante en la Universidad de Oviedo, y tu correo allí ya no funciona”.

Aprovechando el tiempo de vacaciones en Asturias me lanzo a la investigación genealógica. Visito el registro de la iglesia, guiado por el párroco Garralda, reserva espiritual de la ciudad, para encontrar el registro de matrimonio de Claudio y Angelines, y las partidas de bautismo de sus 4 primeros hijos.

Ángel Garralda busca en los archivos parroquiales el registro de matrimonio de Claudio y Angelines

Subo al cementerio en busca de Kopp, y me encuentro con múltilples nombres, todos de la otra línea familiar. Un cura me da el teléfono de otro cura que me da el teléfono de una monja que me da el teléfono de su prima, María Teresa, que es una Kopp de la otra rama, y me paso 3 horas con ella hablando de genealogía, de cómo los sopladores de vidrio eran una clase privilegiada en la época, de cómo morían de sífilis transmitida por los tubos de soplar vidrio, y que al soplador de vidrio, en la época, se le llama “manchonero”.

Interrogo a mi abuela, que está ya regular de la memoria y no recuerda ni una palabra de los americanos. Pero cuando ve una foto suya con 4 años, la que abre este post, reconoce inmediatamente a todos su hermanos.

Marzo de 2011, Avilés

Jim Scolapio y familia, mi primo tercero americano, desembarca en España para conocer la tierra de sus ancestros. Él, como yo, es tataranieto del carpintero Miguel Martínez, de Cancienes, y nos vamos a buscar la iglesia del pueblo donde probablemente se haya casado.

Mi primo Jim tiene 47 años y vive casualmente cerca de San Agustín de la Florida, esa ciudad fundada por Pedro Menéndez de Avilés, y con quien la villa marinera está hermanada. Los descendientes de los avilesinos en EEUU se instalan en la ciudad fundada por un avilesino, y se cierra el círculo.

De Avilés a La Florida, y vuelta. Los Scolapio posan con los Font en el Ayuntamiento.

Buscamos el emplazamiento de la fábrica de cristal, que según nuestras pistas estaba en la Calle Oviedo. Ahora esa zona tiene cierta actividad industrial, aunque ni rastro de la fábrica. Un poco más arriba de Los Canapés estaba el número 32, donde podría haber residido la familia Kopp.

Jim Scolapio posa conmigo en la Calle Oviedo número 32, posible vivienda de la familia Kopp en Avilés

12 de mayo de 2011, Bruselas

UPS deja en mi buzón un aviso: tengo que recoger un envío de Clarksburg, West Virginia. Mi tío americano me envía los resultados de su investigación en forma de un dossier que se titula “Genealogía de la familia de Claudio Kopp, de 1878 a la actualidad”.

12 comentarios

Archivado bajo Personal

12 Respuestas a “Hace 105 años que un manchonero llegó a West Virginia

  1. DianaX

    me ha gustado mucho, me lo he leido todo! creo que a todos nos llega un momento en el que necesitamos encontrar el de donde venimos. A mi tamabien me llego pero he dejado se blog por falta de tiempo si lo quiere ver eres bienvenido palacioysainzderozas.wordpress.com

  2. Dr. Jim Scolapio

    Great work cousin Rafa! I’m still amazed that my family and I live near St. Augustine the sister city of Aviles! My Spanish ancesters would be proud. I think I should open a Cider pub (“Miguels”) as there are none in St. Augustine. I look forward to your visit to the states. Cousin Jim S

  3. Eugenia

    Yo tambien me apellido Kopp. Mi abuela, que este ano cumple 90 anos, es la Kopp de la familia. Nacio en La Granja de San Ildefonso. Mi bisabuelo vino de Belgica para trabajar en La Real Fabrica de Cristal en La Granja. Creo que Alfredo Kopp de Aviles, fue tio de mi abuela. Voy a investigar mas.
    Eugenia

  4. Cristina

    Jo Rafa, que bonita historia!! Me estoy enganchando a tu blog…

  5. Jessica

    Estoy investigando mi genealogía y he descubierto que mi tatarabuelo era el hijo de una mujer llamada Elisa Kopp (también conocida como Luisa Antonia Copp). Nació en Avilés y se casó con un hombre francés llamado Barthelemy Criner (también conocido como Bartolomé Criner) que trabajaba en la fábrica de vidrio en Las Rozas, Santander, España. Me gustaría saber si usted ha venido a través de cualquier información sobre ella. (No sé en qué año ella nació, pero sí sé que su hijo murió en el año 1890.)

  6. Eber gérard

    merci pour cette histoire de famille qui me permet de completer la généalogie qui
    comprend beaucoup de verriers liés….

    Gérard eber

  7. alfredo kopp

    mi nombre es alfredo esteban kopp, de misiones argentina y mi abuelo es pedro alfredo esteban kopp nacido en aviles ya fallecido,

  8. Carol

    Mi abuela era Kopp, pero de los otros me parece a mi, pq su padre o por las fechas, su abuelo , era el Alfredo “viejo cascarrabias” 🙂 del q hablas en el post. Saludos

  9. Rodolfo

    Me he parado a leer este interesante artículo de los Kopp,y me ha emocionado por el interés que se pone para lograr el árbol genealógico;
    y es que me pasa lo mísmo con mis ancestros también manchoneros de apellido Dintén, es muy difícil encajarlos por falta de documentación pero
    anímo,a que se siga investigando sobre éstas y más familias llegaron a Asturias y concrétamente a Avilés.

  10. Criner, Eber, Kopp, Dinten… estamos sólo rascando la superficie de un montón de historias relacionadas con el vidrio y la migración de sus protagonistas. Es apasionante, y una lástima que encontremos poca información. ¡Ánimo a todos los que buscan!

  11. jesus

    El numero 32 de la calle Oviedo actualmente puede que sea ese lugar que pones en la foto, pero te dire que yo siempre conocí como calle Oviedo la que hoy es calle de Gutierrez Herrero, así que el 32 de la calle Oviedo estaría entre el arbolon y la entrada de Versalles

    • Buena pista, Jesús.
      La localización de la foto podría no ser exacta, habría que ver el nombre de la calle y la numeración en la época. Pero la calle Oviedo parte de Gutierrez Herrero, así que quizá en un momento dado fuesen la misma. Y en paralelo hay otra que se llama “Travesía de la Vidriera”, que debería de referirse a esa fábrica de vidrio!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s