Archivo de la etiqueta: Situational Judgment

EPSO Situational Judgment. Basado en un caso real.

Una de las últimas novedades en los exámenes del EPSO son los test de “análisis situacional”. En el enunciado te sitúan en un contexto de trabajo, se inventan una posible situación que pudiera ocurrir y a la que tu tuvieras que hacer frente, y te dan cuatro opciones de posibles reacciones por tu parte, entre las que debes encontrar la “más adecuada” y la “menos adecuada”. Con eso analizan lo bueno o malo que serías ante situaciones “de la vida real”.

“La vida real” ficticia de un examen a veces es superada por la propia vida real.

Situación

Trabajas en el soporte informático de una institución (por poner un ejemplo, en el Parlamento). Te encargan instalar dos ordenadores nuevos en un despacho que se encuentra en el otro extremo del edificio. Coges tu carrito (amarillo, como el de la imagen), lo cargas con los dos monitores, ordenadores, cables y accesorios, y paseas por los pasillos del Parlamento o institución hasta tu destino. Llegas, descargas encima de las mesas el material, y sacas el carrito al pasillo para que no te moleste mientras instalas. Para variar, esta vez todo funciona en condiciones y en 20 minutos está todo funcionando. Sales del despacho y tu carrito ya no está. ¿Qué haces?

yellow trolley

A: De ahora en adelante dedicas parte de tu jornada laboral a pasear por los pasillos dispuesto a robar cualquier otro carrito que hayan dejado despistado.

B: Envías un email a tu jefe, poniendo en copia a tus compañeros del equipo informático, al jefe de unidad, al buzón de servicio de la unidad de carritos (o si no existiese, lo más parecido que encuentres en el Outlook) y poniendo en copia oculta a todo el Parlamento, denunciando la desaparición del carrito y exigiendo su inmediata restitución del sitio donde fue robado.

C: Poniendo al mal tiempo buena cara, hackeas el sistema de megafonía interna para que todos los días a la hora en que fue robado tu carrito suene Manolo Escobar a todo trapo “mi carro me lo robaron, estando de romería”.

D: Desarrollas una habilidad especial para identificar a largas distancias el sonido de un carrito siendo arrastrado, preparándote para enfrentarte cara a cara a quien veas que se ha llevado tu preciado tesoro.

Solución

A) Pasear por los pasillos en busca de otro carro para robar tiene la parte positiva de que demuestras comprender la situación de escasez de carritos en la institución (o Parlamento) en tiempos de crisis. También muestras tu integración en la cultura local. Al fin y al cabo, por muy europeo que sea todo, esto no deja de ser Bélgica y aquí cuando te roban tu bici, pues tu robas otra, y así es como funciona ésto, chatín. El inconveniente de pasear tanto por los pasillos es que probablemente en un edificio tan grande y tan simétrico te pierdas enseguida, e incluso en la hipotética situación de que robes otro carrito, te verás obligado a dejarlo abandonado para poder encontrar la salida.

B) Enviar un email puede parecer que tiene implicaciones positivas por aquello de informar y avergonzar públicamente al personal, pero en un segundo análisis se demuestra que es más bien al contrario. No sólo tu jefe se descojonará de tí, llamándote pringao y haciendo chistes sobre la chepa que te va a salir cuando haya que trasladar toda la informática al edificio de enfrente, sino que te reconocerán en los pasillos y te darás cuenta de que eso de afanar carritos es parte de la “política interna de la casa”. Si de verdad esperas que un compañero vuelva avergonzado a pedirte disculpas..te están llamando pringao con toda la razón del mundo. Esta solución es sin duda alguna la menos recomendable de todas.

C) Hackear la megafonía interna demuestra habilidad técnica. Poner a Manolo Escobar demuestra saber poner en práctica el lema europeo de “Unidad en la Diversidad”. Configurarlo para que se escuche siempre a la misma hora es un guiño a la eficacia alemana que Merkel sabrá agradecer. Tu solución en realidad no soluciona nada, con lo cual se evitan tediosas reuniones y la creación de un comité de búsquedas de carritos, con lo que estás ahorrando dinero al contribuyente europeo. Seguirás teniendo que cargar con los ordenadores al hombro, pero eso ni le importaba a nadie antes, ni le importa ahora, con la diferencia de que con esta actitud, molestas un poco pero no lo suficiente como para tratar el asunto. Esta solución es claramente la que más ventajas reporta, y es por tanto la más adecuada.

D) Escudriñar el registro sonoro para identificar carritos puede llevarte en efecto a un enfrentamiento con algún compañero. Se desaconseja esta actitud, puesto que pueden salir a la luz algunos datos incómodos. El que tu considerabas “tu carrito” en realidad anteriormente fue el carrito de otro servicio, que tu antecesor en el puesto logró apañar en un despiste de su anterior propietario. Por tanto puedes encontrarte con el dueño original de tu carrito, o peor aún, echar luz sobre la cadena de robos por la que ha pasado el carrito. Pase lo que pase, nunca serás tú el dueño original del mismo.

Hay sin embargo un beneficio innegable de esta actitud, y es que al cabo de varios días de búsquedas infructuosas en los que parece que el único carrito amarillo existente era el tuyo, los sube y bajas de adrenalina estresan tu cuerpo hasta desarrollar un rencor y un mal humor importantes. Esto, aunque no se sepa en el exterior, es una condición sine qua non para el ascenso dentro de una carrera funcionarial: el subir tus niveles de mala hostia y saber poner cara de enfadado 37.5 horas a la semana. ¡El camino hacia una carrera prometedora!

4 comentarios

Archivado bajo Parlamento