Archivo de la categoría: Social Entrepreneurship

Tu ordenador, que se fue a Ghana

Cuando te deshagas de tu ordenador, y éste se convierta en basura electrónica, puede que llegue hasta el barrio de Agbogbloshie, en Accra, capital de Ghana. Allí hay jóvenes que lo desarmarán, quemarán los cables en busca de cobre dañando su salud en el proceso, y obtendrán por su venta entre 2 y 4 dólares al día.

En las últimas semanas, gracias al contacto con los productores del documental “Al otro lado de la tecnología“, he investigado este proceso. ¿Por qué llegan los ordenadores? ¿Qué se hacen con ellos y qué se podría hacer? ¿Cual es la situación socio-económica de estos recicladores? Esto que vas a leer es parte de la historia que vivirá tu ordenador cuando ya no te sirva.

Prohibido exportar basura electrónica

La convención internacional de Basilea prohíbe exportar basura electrónica. Contiene elementos peligrosos, que han de someterse a un tratamiento especial, y no está bien mandar la basura fuera de casa. Esa es la ley.

La trampa es que es más barato deshacerse de la basura de forma ilegal que reciclarla. Y como manda más la economía que las leyes, de los puertos europeos (y norteamericanos) salen contenedores cargados de ordenadores que no funcionan. Para sortear la prohibición son catalogados como “equipamiento informático de segunda mano“, y como “donaciones“. No hay funcionarios de aduanas suficientes como para controlar, y no pueden verificar aparato por aparato si funciona o no.

Algunas ciudades se han especializado en recibir estos residuos, convirtiéndose en “capitales de la basura electrónica”. Hoy me centro en el barrio de Agbogbloshie, en Accra (Ghana), pero también hay otras muy conocidas como Guiyu, en China, un pueblo donde calles y calles están ocupadas por aparatos electrónicos “de segunda mano”. Nueva Delhi (India), Karachi (Pakistán), Meknes (Marruecos) son otros destinos populares.

El negocio es en gran parte informal. Hay ganeses que viven en Europa que ocasionalmente compran material electrónico usado y llenan un contenedor. Luego lo envían a algún familiar o contacto en Ghana, quienes revenden su contenido a negociantes locales. Si el envío es una donación, no hay que pagar impuesto de importación, pues el gobierno ganés pretende ayudar así a aumentar las tasas de alfabetización digital.

Del puerto al vertedero

Se estima que un 60% de los productos electrónicos que se descargan en el puerto funciona, aunque muchos están en su fase final de vida; un 20% puede repararse y volver a venderse (a la entrada del puerto ya hay mercados de electrónica usada); y el restante 20% directamente no funciona y va camino del vertedero.

Foto: Cosima Dannorizter

Vertedero de basura electrónica de Agbogbloshie, Accra, Ghana.                                         Foto: Cosima Dannorizter

Agbogbloshie, bautizado “Sodoma y Gomorra”, es uno de los lugares más contaminados del planeta, a causa de la liberación continua de los metales pesados procedentes de la basura electrónica. Tiene entre 30 y 40 mil habitantes, de los cuales unos 6 mil trabajan directamente recogiendo basura electrónica, tratando 171.000 toneladas al año de residuos.

Localización de Agbogbloshie.Fuente: Ghana e-Waste Country Assessment

Localización de Agbogbloshie.
Fuente: Ghana e-Waste Country Assessment

Mayoritariamente son varones, jóvenes (entre 11 y 18 años). En un país con el salario mínimo en 2 dólares diarios, ellos ganan entre 2 y 8 al día: 2-4 si recogen, ó 4-8 si reciclan o reparan. El dinero que ganan lo reparten con sus familias al norte del país, de donde provienen, un sitio especialmente pobre, con inseguridad alimentaria crónica. Incluso si la agricultura diese más dinero, prefieren estar quebrando su salud aquí porque los ingresos son más inmediatos.

Al repartir el sueldo, se suelen quedar por debajo de los umbrales internacionales de pobreza, siendo especialmente vulnerables los recolectores. Según los estudios, trabajan entre 10 y 12 horas al día, y aguantan trabajando en este sector entre 3 y 7 años.  Existe una asociación, la “Agbogbloshie Scrap Dealer Association“, que gestionó la cesión de los terrenos del vertedero, pero que por lo demás tiene una influencia marginal. No hay trabajos forzados ni mafias, que se sepa.

¿Cómo se recicla un ordenador allí?

Se recogen, se separan los cables, memorias, y otros elementos de valor, luego se desmantela manualmente para retirar metales, y por último se eliminan de los residuos.

La recolección es, o bien en el propio vertedero, o bien puerta a puerta, comprando el material por una pequeña cantidad. Lo llevan a los recicladores, que fraccionan:  acero (carcasas), aluminio, tarjetas de circuitos impresos (con metales preciosos), cables de cobre plastificado, otras piezas con cobre, y plásticos. Estas son todas las partes de un ordenador usado.

Lo más valioso es el cobre y los otros metales. Para obtener el cobre, se acumulan varios manojos de cables y se les prende fuego, quemando el plástico (y liberando sus correspondientes toxinas). El cobre se vende a intermediarios, y  acaba en plantas industriales tanto en Ghana como en el extranjero. Las nubes de humo de los cables incendiados son características de Agbogbloshie.

Agbogbloshie fumes

Quemando cables para sacar cobre. Foto: Hal Watts.

Para tratar las tarjetas impresas existen métodos muy tóxicos, aunque en Ghana esta práctica no se realiza. Ocasionalmente llegan comerciantes que compran las tarjetas y las envían a Asia vía Hong Kong o al oriente medio vía Dubai.

Las carcasas de acero se venden a hornos eléctricos que luego producen otras piezas. El aluminio se envía a fundiciones. En las cercanías de Accra hay ambos tipos de instalaciones. El plástico suele estar lleno de retardantes de llama, altamente neurotóxicos, que en teoría pueden ser reciclados.

Pero si no es el caso, se queman o se tiran, donde sea. Junto con los monitores CRT, que apenas tienen atractivo económico una vez se les ha retirado la principal fuente de cobre, la bobina de deflexión.

¿Es rentable reciclar?

Hay algunas empresas locales que lo hacen, aunque solo recogen un 5% de toda la basura electrónica.  Por ejemplo City Waste Recycling Ltd recoge desde 2010 material de escuelas y empresas. Pero necesita más material para ser rentable, y aquí los recicladores informales le ganan la partida. Los recicladores pueden ir casa por casa y ofrecer una pequeña cantidad por los aparatos. Luego venderán las partes útiles, y las otras las tirarán: no necesitan gastar en tratarlas adecuadamente. La empresa no pueden obviar ese gasto en tratamiento, y a causa de eso no pueden ofrecer precios competitivos a nivel individual, ni tienen tanta facilidad para recoger puerta a puerta.

Mejorar las tecnologías de reciclaje en Ghana podría aumentar la ganancia por ordenador reciclado de los actuales 7,22 dólares, hasta los 13,19. Aumentar esa ganancia se consigue mejorando las tasas recuperación de metales, y eso a su vez se logra gracias a la separación manual de los componentes informáticos. Pero ese trabajo manual sólo es rentable en sitios donde la mano de obra es barata, como en Ghana. De ahí que las mejoras en este campo no dependan de grandes inversiones ni infraestructuras.

Por tantno, si la mano de obra es barata, entonces mejor separar manualmente en Ghana. Si hay componentes que no se pueden reciclar, mejor llevarlos a factorías europeas donde exista tecnología adecuada para hacerlo. Estas dos ideas son la base del proyecto Best of 2 worlds, en el que participan la Universidad de Naciones Unidas, el instituto alemán de ecología aplicada Öko, y la compañía belga de reciclaje de metales Umicore. Bajo este marco se ha hecho investigación de calidad disponible online, y se organizó en 2012 la primera “E-Waste Academy” en Ghana.

Recomendaciones para abordar el e-Waste en Ghana

Por un lado, sobre posibles modelo de negocio a implementar, para que sean viables han de contar con:

  • Enlaces entre los recicladores ganeses y fundiciones europeas, de forma que se puedan re-exportar los componentes que la industria local no pueda reciclar.
  • Un adecuado “cash flow“. Si se van a vender tarjetas impresas a Europa, el pago puede demorarse varios meses, y es necesario implementar una forma de tener ese dinero rápidamente.
  • Una transferencia de conocimiento y tecnología hacia el sector del reciclaje en Ghana.

Además, como recomendaciones generales:

  • Hay que aprovechar la ventaja del trabajo manual para mejorar la calidad del reciclaje.
  • El sector informal es clave, por su extensión e importancia: estratégicamente hay que contar con él.
  • Es necesario dar soluciones al almacenaje de los residuos peligrosos.
  • Es importante contar con la asociación de Scrap Dealers, así como con la Agencia de Protección Ambiental de Ghana.

Veamos ahora con todo esto qué se puede hacer.

Deja un comentario

Archivado bajo Social Entrepreneurship