Aquí en el fondo la poli es maja

El famoso Kafka index da una idea de los dolores de tarro que supone tratar con la burocracia belga. Uno de los quebraderos de cabeza mas clásicos es registrarse en el Ayuntamiento como residente extranjero, algo que sufres la primera vez como Erasmus, y luego repites por cada paso por el Leopold’s country.

Uno se registra en la commune, esa suerte de Ayuntamiento descentralizado por barrios, y con un nombre mucho mas mayodelsesentayochístico que “Ayuntamiento”. Nada que ver con lo que te vas a encontrar dentro, claro.

Registrarse no es obligatorio, pero si recomendable, sobre todo por lo que te tocan los huevos despues si no estás registrado. ¿Bono de tren? ¡Regístrate! ¿Cuenta en el banco? ¡Regístrate! ¿Ir a mear en el pub? ¡50 céntimos a Madame Pipí aunque no estés registrado!

El proceso es el siguiente: tu te registras en la commune perdiendo unas horas de tu trabajo, das tu dirección, y luego ellos mandan a la policía a tu casa (ole ese recibimiento belga) a comprobar que has puesto tu nombre en el buzón y que efectivamente vives allí. La visita de la poli es imprescindible y sin que vean tu casa no te darán la tarjeta de residencia. Por lo tanto siempre irán cuando tu no estés, y el tema se prolongará en el tiempo, hasta que hayas logrado tener tu cuenta de banco y todo lo demás, sin estar registrado, en un ejemplo más de la Paradoja del Recién Llegado.

Cuando la poli llega a tu casa por segunda vez y no estás, deja una nota: “Oye, si eso pasate tú por la comisaría“. Tu vas, en un horario algo más accesible que el de la commune, y esperas un poco hasta que te atienden. Mientras tanto, hay policías que entran en comisaría y se besan.

Se besan. Una sola vez, y a modo de saludo, como hacen aquí todos los belgas bien educados con la gente (belga) a quienes están habituados a ver en el trabajo. Un beso en la mejilla, y a currar. Lo hacen en los hospitales, en la administración, y en la comisaría. Tíos con tías, tíos con tíos, sargentos con coroneles, todos siguen el ritual uniformado del beso.

Cuando te llaman para atenderte, te quitas de la cabeza el videoclip de los Village People que por alguna extraña razón se ha adueñado de tu única neurona despierta, y esperas que el tipo de la porra te respete.

– “Así que vives en tal y tal”
– “Pozí”
– “Po fale. Hemos acabado.”
– “¿No hace falta que vayan a ver donde vivo?”
– “No, buenos dias, muak”

Podría parecer que hay cierta contradicción entre la necesidad imperiosa de que la poli compruebe donde vives, y el hecho de que no haga falta que lo hagan. No en este país. Dios te salve Magritte.

Lo bueno de currar en el Parlamento es que todas estas gestiones de la residencia las hacen ellos, y tu solo tienes que dar tus datos y esperar 3 semanas a recibir tu carnet de identidad especial. Tiempo suficiente por otra parte para haber completado todas las gestiones para las que te hace falta ese carnet.

A veces el sistema burócrata belga se confunde, y hace las cosas al revés. A mi primero me llegó la tarjeta de residencia, y luego me vino a ver la policía. Debe haber sido una racha de buena suerte, porque de hecho me encontré al policía según salía de casa:

– “¿No será usted el señor Fernández?”
– “¿Lo ha sabido por la pinta?”
– “¿Me firma aquí por favor?”
– “¿No me va a besar usted señor agente?”

Despues de esta conversación a la gallega camino hacia el metro, pensando que en el fondo la poli en este país es maja. En España por “policía” me salen armarios empotrados bajando de furgonetas antidisturbios. Aquí me salen jovenzuelos besucones cuya ocupación principal es ir de casa en casa a ver si los Erasmus viven donde dicen que viven. No les hace falta la brutalidad policial, aquí pueden usar la burocracia para torturar a la gente.

Decido que es un buen comienzo del día. Igual es porque está llegando la primavera, aunque en Bruselas eso no se nota por el cielo, sino porque en el metro empiezas a tener calor cuando llevas el abrigo puesto.

2 comentarios

Archivado bajo Understanding Belgium

2 Respuestas a “Aquí en el fondo la poli es maja

  1. Luisja

    Pues en ambos casos (cuando te mudas vuelven a comprobarlo) a mi me vinieron a eso de las 7h30′ de la mañana… ¡En Schaerbeek y Etterbeek se la deben saber ya!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s