Cómo modificar el copyright en Africa para maximizar el acceso al conocimiento

Durante los últimos 3 años, 30 investigadores han estudiado la situación del copyright en 8 países africanos, llegando a la conclusión de que tienen un nivel de protección superior al requerido por los estándares internacionales. Han comprobado que no se utilizan las excepciones del mismo para fines educativos ni para hacer el contenido accesible (p.e. en Braille). El estudio realizado muestra que la legislación o no se conoce o no se respeta, y que el fotocopiar libros sigue siendo el principal mecanismo para acceder al material educativo. Dado que esto haría vulnerables a los sistemas educativos en el caso de que se aplicase la ley, el estudio sugiere que es necesario cambiar el modelo de copyright en África y sugiere nuevas opciones creativas para el siglo XXI.

El proyecto llamado ACA2K (African Copyright and Access to Knowledge) fue lanzado en 2007 para estudiar la situación del copyright y cómo afecta al acceso al conocimiento, tanto en la legislación como a nivel práctico. Los investigadores han publicado un libro con los resultados del estudio, que se puede descargar íntegro, y también por capítulos enfocados en cada país: Egipto, Ghana, Kenia, Marruecos, Mozambique, Senegal, Sudáfrica y Uganda.

Tienen un nivel de protección del copyright mayor que el requerido por los estándares internacionales

Todos los países de este estudio son miembros de la OMC, lo que les obliga a cumplir un tratado sobre propiedad intelectual llamado TRIPs firmado en 1994. Los estudios en cada país ponen de manifiesto que las leyes nacionales dan una fuerte protección al copyright, en algunos casos excediendo los estándares y requerimientos internacionales como el citado TRIPs, así como los niveles de protección en otros países de fuera de África.

En todos los países excepto Sudáfrica se han hecho cambios sustanciales en las leyes sobre copyright en los últimos 10 años, y en todos los casos el énfasis ha sido en la protección del autor y nunca en el acceso por parte del usuario. El caso más significativo es el aumento del período de protección de 50 a 70 años después de la muerte del autor en Ghana, Marruecos, Mozambique y Senegal. En el caso particular de Marruecos esta ampliación está forzada por un acuerdo comercial bilateral con EEUU.

En algunos casos la cultura tradicional está “protegida” por derechos de autor, en vez de estar en el dominio público. En Senegal y Egipto se da el caso de que para las manifestaciones folclóricas puede ser necesario el pago de royalties al estado, que es quien los gestiona.

Como conclusión de este apartado, el estudio señala que no son necesarias nuevas leyes sobre copyright, al estar el nivel de protección ya por encima de lo que requieren los estándares internacionales.

No se aprovechan las limitaciones del copyright para fines educativos

Adaptar las obras a los lenguajes Braille o de signos es un buen aspecto desde una perspectiva de desarrollo. Sin embargo, en 7 de los países estudiados no se considera que haya que relajar el copyright para permitir esas adaptaciones. La única excepción es Uganda, donde se puede hacer con propósitos educativos. Para los autores del estudio éste sería un aspecto a tratar dentro de un marco de armonización internacional de la legislación sobre el copyright.

La ley sobre copyright o no se conoce, o no se respeta.

En las entrevistas que se llevaron a cabo en el marco del estudio, se detectó una mayoría de respuestas que percibían el copyright como una barrera para acceder al material educativo. Entre quienes no lo percibían así, la mayoría no estaban familiarizados con la legislación al respecto, y una vez informados pensaron que probablemente la forma en que accedían al material fuese ilegal.

La primera razón señalada en el entorno universitario para infringir la legislación sobre copyright es que los materiales son caros y poco accesibles.

El estudio confirmó que existe una brecha entre la legislación sobre copyright, y las prácticas de acceso a la información. El caso típico es el estudiante universitario basándose en fotocopias ilegales para acceder a los libros y otros materiales. Tan sólo en Sudáfrica, y ahí únicamente en 3 de las instituciones más avanzadas, es posible acceder leglamente de forma suficiente al material. Este tipo de prácticas provoca una deslegitimación de los sistemas legales. Dado que cumplir estrictamente la ley tampoco es posible, al final se crea una situación en la que nadie gana, y que sugiere que las leyes y políticas sobre copyright son problemáticas y deberían de ser reformadas.

La conclusión en este apartado es que el acceso al material de aprendizaje se hace principalmente a base de infringir el copyright. La legislación es ignorada o directamente desconocida, y quien la conoce no tiene los medios socioeconómicos para cumplirla.

Es necesario cambiar el modelo

Dado que el acceso al material educativo se hace principalmente a base de infringir el copyright, en el caso de que se comience a aplicar la ley habría sistemas educativos enteros en una situación vulnerable. Por eso no se considera que mantener la situación actual sea una buena opción.

Las consecuencias de mantener un sistema no realista son graves. El estudio muestra que hay otras limitaciones para acceder a los materiales (como el precio de los libros y la pobreza estudiantil), pero que la barrera que representa el copyright necesita estudiarse más a fondo. La investigación sugiere que un modelo de copyright apropiado y sostenible, combinado con otras medidas para abaratar los materiales, podría ser un componente clave de un buen funcionamiento en el entorno universitario.

La recomendación principal es que tanto en África como en otros sitios se trabaje hacia soluciones que armonicen lo que dice la ley y las prácticas reales para acceder a los materiales. Hay básicamente dos formas de hacerlo: modificar los comportamientos, o modificar las leyes. En el ámbito del estudio está claro que no se necesitan más leyes, ya que las que hay apenas se pueden cumplir. Paradójicamente, la existencia de menos leyes podría llevar a una protección más efectiva: siendo las leyes más fáciles de cumplir y más realistas, más gente las cumpliría, lo que redundaría en un mayor respeto social hacia los derechos de autor.

Nuevas opciones para el modelo de copyright

El estudio cita varias medidas que podrían funcionar para mejorar el acceso a las obras:

– Renovación periódica del copyright. El titular de los derechos debería renovarlos varias veces durante los 50 años de duración. Así habría obras que no se estuviesen explotando comercialmente que llegarían antes al dominio público.

– Establecer registros de obras existentes en el dominio público para que los usuarios puedan saber qué pueden usar, adaptar, o copiar sin pedir permiso a los propietarios de los derechos.

El estudio finaliza con una visión: influir en los cambios positivos a los entornos del copyright tanto nacionales como en todo el continente para maximizar el acceso al conocimiento, y se resumen con una frase: “tener la mente abierta ante las posibles soluciones alternativas podría poner a África en cabeza en el desarrollo de modelos de copyright para el siglo XXI”.

Deja un comentario

Archivado bajo ICT4D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s