El día que invadimos la base de la OTAN

Información previa a la misión de hoy
Stijn es un belga de Limburgo a quien conocí en Soria. Es todo un personaje, y un amigo del que da gusto hablar. Su forma de vida es propicia a generar aventuras: sólo viaja haciendo auto-stop, lo que da lugar a interesantes aventuras (Hola, soy Stijn y viajo a Bruselas – Sube, sube, yo trabajo en Bruselas – ¿Eres funcionario europeo? – Bueno, no exactamente, soy Comisario de Trabajo); es un habitual de dormir en los sofás que le dejan (especialista en Couch Surfing, este es su perfil); y es un activista viajero, ha estado en Cuba, en Sudamérica, y anda estos días por Palestina (es el de la camiseta gris). Es traductor, se gana la vida como profesor de francés en un instituto de FP, y además de español habla otros 6 idiomas.

La misión
Con estos mimbres, los cestos salen espléndidos. Cuando buscaba piso en Bruselas hace ya casi dos años me alojé un par de noches con él, y desde que me ubiqué en Bélgica ha dormido en casa en dos o tres ocasiones, dejando buena impresión a mis compañeras de piso. La penúltima vez que pasó por aquí, me dijo que venía a una acción pacífica en la que se pretendía ocupar la base militar de la OTAN en Bruselas. Pacífica y a ocupar la OTAN, a ver, cuéntamelo otra vez…

5 años después del comienzo de la guerra de Irak, en contra de esta guerra, de la de Afganistán, y de todas aquellas donde ha metido el hocico, si no provocado, la organización del Atlántico Norte, y en contra de los acuerdos secretos entre la OTAN y Bélgica que permiten almacenar en el país arsenal nuclear, el grupo local Vredesactie nos convocaba a una misión: entrar en la base de la OTAN, pacífica e ilegalmente. Ilegal porque no tienes permiso, y porque no se trataba de llamar a la puerta sino de saltar el alambre de espino. Pero como decían ellos, una pequeña ilegalidad que sirva para denunciar sus ilegalidades a escala mundial (y local por almacenar armas nucleares, que por mucho que lo haga la OTAN, no deja de ser ilegal). Y pacífica, que significa que tu vas de buen rollo con tu alfombra y escalerilla para sortear la valla, y tienes que convencer a los militares que no te den con el tolete, que tu con pisar terreno militar has cumplido, que ya te pueden dejar marchar.

Pues me informa Stijn que viene a participar en esta acción, que si me apunto. Y yo quiero buscar una excusa, pero al final me lía y lo único que acierto a decir es… ¡OTAN no, bases fuera!

NATO Game Over

La campaña estaba convocada a través de Internet (NATO Game Over), y se esperaban visitas de gente de varios países. La noche anterior nos concentramos en el Cabraliego, a base de cervezas a un euro. A las 10 de la mañana acudimos al briefing, en el café Garcia Lorca. Allí nos dieron instrucciones sobre como enfocar la acción, y qué hacer en caso de detención. Nos dieron una carpeta con: un formulario para que pusiéramos nuestros datos y teléfono de contacto, los números de teléfono del comité permanente y del servicio jurídico, un mapa de la zona, recomendaciones varias por si te detienen como llevar un libro para sobrellevar el tiempo, una hoja con una declaración ya redactada para firmar y entregar a la policía en caso de detención…

En este momento estaba repasando mentalmente la lista de familiares de mi colega, me estaba viendo colgado como un chorizo del alambre de espino, y daba por seguro que pasaría el resto del día en el cuartelillo, ¡y encima no me había traído ningún libro!. Afortunadamente, Stijn dijo que su idea era hacer la acción alternativa: un paseo literario donde autores flamencos leerían textos contra la guerra, alrededor de la zona donde los demás tratarían de colarse en el recinto. Anda, menos mal… ya conoceremos otro día los calabozos bruselenses.

El paseo literario

A la puerta del García Lorca estaba un amable fotógrafo que tomaba instantáneas de todos los que salíamos de allí. Y allí siguió, aunque le increpasen.

Un centro social hacía de puesto base, ya que la sede de la OTAN está a media hora en bus. Allí repartían crème brûlée, pues decían que el ministro de defensa, Pieter de Crem, estaba un poco quemado.

750 personas estaban listas para asaltar la OTAN. Divididas en grupos de 5, para ser más difíciles de neutralizar, y llevando escalas y alfombras trataron de entrar en el recinto.  Al otro lado de la verja, un buen montón de policía y militares estaban listos para impedirlo. Dado que la convocatoria estaba en Internet, todas las piezas estaban ya sobre el tablero: policía a caballo y cañones de agua esperaban al personal. Al final del día hubo 500 detenidos, de los que 50 lograron colarse dentro.

Alrededor de la zona de acción íbamos los del paseo literario, escoltados todo el viaje. Desde una loma veíamos correr a los nuestros a lo lejos, tratando de alcanzar la valla. Nosotros caminábamos alrededor, sorprendiendo a los policías que nos vigilaban cuando parábamos a leer. Quizá no esperaban esta radical acción por parte de los peligrosos manifestantes… Lástima del perfecto e incomprensible flamenco del que hacían gala.

Estaba programada una sopa para todos cuando finalizase la acción, pero se pospuso porque los detenidos estuvieron enchironados hasta bien entrada la tarde. De vuelta, un amable fotógrafo tomaba instantáneas de todos los que pasábamos por allí.

Repercusión

Las agencias de noticias dieron cuenta de los cientos de detenidos, y lo recogieron El País y El Mundo (nuestros jetos no salen ahí, sino en la web del PTB). El objetivo, entrar en la OTAN y obtener repercusión mediática, había sido conseguido. Quizá la utilidad real de la acción pueda quedar abierta a discusión, por aquello de que la OTAN y sus armas nucleares siguen donde estaban, pero sienta bien el salir del ciberactivismo y volver a pisar la calle, verse otra vez “protegido” por los de azul, aunque sea para dar un paseo literario.

2 comentarios

Archivado bajo MePicaEnFlandes

2 Respuestas a “El día que invadimos la base de la OTAN

  1. A Lemon

    Ahí, ahí, echándole huevos, siguiendo a un tío que lee algo en un idioma que no entiendes, no como esas nenazas que se dedican a saltar la valla! Vamos, y encima los polis son tan pánfilos que les detienen a ellos en vez de a vosotros, menudas lumbreras!
    Y por si fuera poco, como les han detenido se llevan toda la gloria, los muy creídos se deben pensar que la prensa estaba allí por ellos y no por vosotros, los lectores activistas (bueno, tu lector pasivista, jejeje)

  2. Compa!

    Despues de dos meses me entero d q figuro n alguna pagina oscura…

    Continuamos molestando la OTAN con la fuerza de la palabra junto a la accion pacifista!
    Relato entretenedor de los hechos, mi caballero votanero, pero falta un detallazo. Con todos las referencias a otros sitios web, has olvidado poner explicacion de lo q es Limburgo! (http://es.wikipedia.org/wiki/Limburgo_(B%C3%A9lgica))

    FORZA LIMBURG!

    Hasta pronto n la capital! En noviembre voy a hacer un cursillo d ayuda al desarrollo. Ya nos veremos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s