Guía de evaluación de los líderes mundiales en la cumbre de Bali

Nuestros líderes mundiales se reúnen del 3 al 14 de diciembre en Bali (Indonesia), convocados por Naciones Unidas. Es una nueva oportunidad para que los ciudadanos les evaluemos, como sus jefes que somos.

Así comienza el artículo que firmé el viernes en El Comercio/La voz de Avilés: El papel de los líderes mundiales en Bali. Pretende ser una guía para que los pagadores de impuestos puedan juzgar si su dinero se emplea adecuadamente en esta cumbre mundial. El texto aparece recortado por razones de espacio., y aunque se ha respetado el espíritu, se entiende mejor íntegro y se puede leer en Asturias Verde.

Con el texto recortado se pierde énfasis en algunas ideas:

– El marco de las negociaciones: Kyoto pretendía una rebaja del 5% de las emisiones con respecto a 1990. En Bali se está hablando de reducir entre el 25 y el 40%.

– No podemos dejarnos engañar por EEUU. En su momento negociaron Kyoto y luego se lo pasaron por el forro. Habrá que hacer toda la presión posible para que la primera economía mundial reconozca la existencia y efectos del Cambio Climático

– Democracia también es desarrollo, y esto hay que recordárselo sobre todo a China.

– La Unión Europea ha adoptado una postura muy inteligente: dice que reducirá el 20% por su cuenta, y el 30% si los demás colaboran. Dejé fuera del artículo a propósito cualquier referencia al Dilema del Prisionero, aunque creo que tiene aplicación aquí. La mejor estrategia para el beneficio mutuo es colaborar cuando los demás colaboran. Poniendo sobre la mesa sus intenciones, Europa adopta el mejor papel para convencer a los demás.

– Las empresas también quieren un resultado de Bali, y es un mensaje claro que les permita planificar sus operaciones con antelación. No es habitual escuchar una preocupación por las empresas desde posiciones verdes, pero en este caso resulta razonable. Las empresas se mueven por donde les marca la sociedad, y les da igual que se bajen mucho o poco las emisiones (en términos generales). Lo que quieren es que las reglas del juego estén claras para poder optimizar sus planes a medio y largo plazo.

Hay en este artículo dos puntos que quiero resaltar especialmente:

Primero, un debate ético. El Primer Mundo se ha desarrollado usando energías sucias, y la responsabilidad de la situación climática es nuestra. Por otra parte, los países emergentes tienen derecho a desarrollarse. ¿No tienen derecho a hacerlo usando también centrales baratas de carbón, pese a las emisiones que generan? ¿No tienen el mismo derecho a cargarse el planeta que tuvimos nosotros? ¿Qué fuerza moral tenemos para frenar ahora su desarrollo escudándonos en cuestiones climáticas?

La propuesta que hago para resolver ese tema es una transferencia tecnológica de Norte a Sur. Si no queremos que China use centrales térmicas, ofrezcamosle la tecnología para que desarrolle la eólica, la geotérmica, y la solar. Y no solo eso, sino que les resulte más barato. Es decir, si hay que subvencionar la eólica china a cambio de que no usen térmicas de carbón, se subvenciona.

El segundo punto son las tecnologías abiertas y las patentes. La idea en este caso es que una patente que tenga validez sobre una tecnología energética renovable va a ser un freno. Va a suponer que para un país emergente sea más caro usar esa renovable que no otra tecnología sucia. La solución que propongo pasa por la supresión de las patentes, al menos para los países menos desarrollados, y por el uso de tecnologías abiertas. La misma idea que el software libre y que los medicamentos genéricos. Hammerstein lo redacta muy acertadamente: “una tecnología verde genérica libre de patentes procedente de la investigación con fondos públicos en los países del norte“. En otras palabras, si la India quiere construir plantas eólicas y solares, debería de poder hacerlo sin tener que pagar patentes, y el dinero para investigación y mejora de estas tecnologías ha de proceder principalmente de quienes son responsables del desaguisado medioambiental mundial: el primer mundo.

Al Primer Mundo, responsable del estado de las cosas, le toca ser generoso, y serlo ya.

Todas estas ideas han surgido a base de muchas conversaciones con mucha gente, así que se agradecen especialmente los comentarios al respecto, para que sigan madurando.

Deja un comentario

Archivado bajo Verdes, worldview

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s