Si todos los habitantes del mundo vivieran como yo, harían falta 2.8 planetas

La “huella ecológica” es el número de hectáreas que hay que utilizar para mantener tu tren de vida. O citando a la Wikipedia: «el área de territorio ecológicamente productivo (cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuáticos) necesaria para producir los recursos utilizados y para asimilar los residuos producidos por una población dada con un modo de vida específico de forma indefinida».

El resultado será de x hectáreas. Para entender esa cifra hay que ponerla en contexto: si todos los habitantes del mundo tuviesen el mismo estilo de vida que tengo yo, ¿cuantas hectáreas serían necesarias para atender estas necesidades?

Hay varios calculadores de huella ecológica en Internet. Uno de ellos está en MyFootPrint. Ya lo había probado, y hoy animado por una noticia de Menéame, he vuelto a realizar el cálculo. No se puede esperar un estudio concienzudo, pero si una estimación.

En resumen:
– Si todos los habitantes del mundo vivieran como yo, harían falta 2.8 planetas.
– El número de hectáreas necesarias para satisfacer mi consumo es 5, divididas en: 1.5 para la comida, 0.3 para la movilidad, 1.4 para la vivienda, 1.8 para los bienes y servicios.
– En mi país actual (Bélgica) la huella ecológica en promedio es de 6.7

¿Qué tal vais vosotros?

Con tan pocas preguntas es muy aventurado querer dar un dato exacto. Pero lo que no es discutible es que estoy gastando mucho más de lo que me toca. Esto da pie a dos ideas. La primera es que el ritmo de vida que llevo ha sobrepasado con creces el nivel de lo sostenible: consumo más de lo que el mundo me puede ofrecer. La segunda es derivada de la primera: como yo consumo más, y los recursos son finitos, hay alguien que tiene que consumir menos.

Conclusión: Ojalá que ni Asia ni África prosperen, porque entonces no me van a quedar recursos a mi. ¿Qué sentido tiene dedicar tiempo y dinero para ayudar a la cooperación con el tercer mundo, si en el fondo me conviene como parte de la sociedad occidental que no se desarrollen? Unos tienen que estar abajo para que otros podamos estar arriba. Y cuando me falten los recursos, ya organizaremos las guerras que hagan falta para poder tomar su control y continuar con esto. No voy a dejar de gastar, porque por encima de todo está mi libertad de hacer mi vida. ¿O qué?

¿Pero qué quieres que haga?

Algunos de los comentarios que aparecen en Menéame se quejan de que esta huella ecológica criminaliza a las personas por el mero hecho de existir. Solo por vivir en una ciudad, irme de vacaciones, o usar el coche, ya soy parte del problema. Esto cuesta mucho asumirlo. Reciclo, ahorro agua, no derrocho energía, uso el transporte público todo lo que puedo, y ni aún así. ¿Qué cojones tengo que hacer para ser sostenible?

¿Y además por qué yo? ¿Por qué no todas esas grandes industrias contaminantes, que se cargan el planeta? ¿Por qué no esos ricachones que viven en mansiones y consumen varias veces más recursos que yo? ¿Por qué tengo esa sensación de que por mucho que haga individualmente es imposible cambiar nada en este maldito mundo?

Porque es necesario un cambio estructural. En otras palabras: el mundo en el que vivo está montado así. Se gastan millonadas en carreteras para fomentar el transporte privado, pero ni un duro en trenes o en autobuses que fomentaría el transporte público. Si llego de Avilés a Oviedo en coche en 25 minutos y en tren tardo 45, ¿por qué voy a viajar en tren? ¿Cómo no me voy a comprar un coche con la de ventajas que eso me comporta?.

Una empresa que se esté cargando el medio ambiente es mala. Pero si me da trabajo es buena. ¿Acaso voy a salvar yo solo el mundo? Por mi prefiero vivir bien ahora aunque sea cobrando del demonio y el que venga detrás que arree.

En principio hay dos formas de ver la vida (e infinitas combinaciones intermedias):
– Acepto que el mundo está montado así: me sumo a la fiesta, me despreocupo, y no pienso en el futuro.
– Acepto que el mundo está montado así: pero debería de ser distinto. No claudico, no me rindo. No puedo salir de la sociedad, pero si puedo cambiarla.

En el caso primero lo coherente sería no tener hijos, porque menuda papeleta les estoy dejando.

En el segundo caso tengo básicamente dos líneas de acción, necesarias ambas por coherencia personal (no voy a pedirles a otros lo que no hago yo):
– Acción individual: Reciclo aunque me cueste, camino aunque tarde más, voy en tren aunque en coche sea más rápido, compro comercio justo aunque sea más caro, apago las luces aunque sea un coñazo, no derrocho aunque me satisfaga hacerlo, no regalo 8 horas de mi día a esta empresa porque sé que fomentan un estilo de vida insostenible y no quiero contribuir a ello aunque renuncie a ese trabajo.
– Acción colectiva: De lo colectivo, la res pública. Menos dinero para carreteras y más para vías. Menos dinero para las ciudades y más para los pueblos. Más impuestos para quienes derrochan y menos para los que ahorran. Menos centrales térmicas y más solares. Menos aranceles a los productos de los países del tercer mundo. Para eso, mi arma es mi voto (aunque no la única ni la principal). Pedir, solicitar, exigir, presionar para que todo eso ocurra.

No es fácil. Pero el mundo es injusto y tenemos opción de cambiarlo. Hay gente pasándolas putas porque no disponen de los recursos que yo uso para vivir en el norte. ¿No podríamos llegar a un acuerdo que nos permitiera vivir a todos? Si no repartimos bien lo que tenemos, el mundo no funciona. Dicho de otra manera y sin enfoque de género: o follamos todos, o la puta al río.

3 comentarios

Archivado bajo Verdes, worldview

3 Respuestas a “Si todos los habitantes del mundo vivieran como yo, harían falta 2.8 planetas

  1. Esfer

    A mí me ha dicho que se necesitan 2.2 planetas para vivir como yo… y eso que hago una kilometrada al día 😎 (si fuera en bicicleta a currar dejaría en ridículo a Indurain en menos de 3 meses xD).

    Se ve que deberían acabarse los vuelos :-P.

  2. Mi huella 5.1 y 2.8 planetas.
    Y no cojo el coche… la culpa es de vivir en la capital. Cuando ponía ciudad de >1.000.000 habitantes, me olía lo peor.
    “Sigue jugando”, hay que tomar conciencia.
    También hace mucho lo de coger el avión para ir a casa unas cuantas veces al año, verdad Rafa? 😉
    Pero no coger avión y dárselo a ALSA, es para mear y no echar gota.

    Si todos prosperamos y gastamos por igual, todos pensaremos en ser más eficientes, que creo que es la base del mundo sostenible.
    Lo que hagamos será mejor y por tanto mejor para todos. Quizás, si todos consumiésemos lo mismo y el mundo se quedase pequeño, habría que colonizar otros planetas… tampoco sería mala idea.
    Nueva beca: Terrasmus, Marsmus, …

    Quizás los esfuerzos que tú hagas no sea importante a nivel global, pero te genera un cambio de opinión personal, que hará que seas crítico con la empresa a la que le compras la gasolina, la luz, el papel o el mismo gobierno al que votas.
    Y que cuando hagan algo que le parece incorrecto a tu recién adquirida cosciencia ecológica, puedes decidir dejar de comprarles o de votarles.
    No por nada todos los partidos políticos se hacen eco de “el cambio climático” porque saben que ganan en imagen.

    Efectivamente el problema es que el mundo está montado de esta manera.
    Hablas de la inversión en el coche y es una realidad de poner los pelos de punta.
    En Madrid se invierte en radiales de pago para que la gente no tarde 12 h en volver de Valencia, como le ocurrió a gente el verano pasado.
    No se dan cuenta que hay coches suficientes para volver a llenarlas? No se dan cuenta que hay que invertir en medios de masas?
    Si a la gente le das facilidades en ir hasta la playa, las usarán, porque muchos no lo necesitan durante el fin de semana.

    Madrid en concreto está mal montado. Millones de personas en un sitio tan pequeño, tardando tanto en llegar a trabajar (por debajo de 40 minutos se considera CERCA), hace que suba todo por la gran demanda.

    El futuro está en hacer desarrollo sostenible e invertir en regiones que puedan dar a la gente lo que ahora mismo da una ciudad como Madrid: trabajo más o menos estable, vivienda más o menos barata y ocio más o menos decente (deporte, cervezas, …)
    El objetivo de estas regiones “renovadas” sería la gente joven como nosotros, que ya que salimos de Oviedo, pues qué más nos da ir a Madrid que a Ciudad Real.

    Y voy cortando que esto me está quedando un poquito largo.

    Te recordamos varias veces este finde, Chus, Pablo y el menda, pues no fuimos al Antroxu Avilés por el tiempo, pero teníamos una sorpresa chula, chula.

  3. Ya que me preguntas, lo de los aviones viviendo fuera es inevitable. O eso, o no ves a la familia. Hay una opción que es compensar tus emisiones. El grupo Climate Neutral es una iniciativa que calcula el CO2 que emites por tus desplazamientos en coche, o viajes en avión, y te dice cuantos árboles habría que plantar para compensarlas. Luego te ofrece que pagues la cantidad necesaria y ellos se encargan de plantar los árboles. Climate Neutral Group.

    Hay iniciativas parecidas en España: CeroCO2

    Por mi parte, compraré lo pertinente para el coche (28.000km a 8 litros a los 100, hacen 5 toneladas y media de CO2 emitidas, a 13€ por tonelada, más impuestos: 86€).

    Y lo de la sorpresa… ¡no me dejéis con la intriga!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s