El puente de diciembre: turismo para leyendas urbanas

Las visitas que he tenido durante 2006 se han planificado más o menos de la siguiente manera: los visitantes se han buscado las fechas, me han preguntado si estaría en la ciudad, y han sacado el billete. El mecanismo ha sido “aquí te pillo, aquí te mato“: quien primero saque el billete, se viene. Por mi parte la disponibilidad es casi total, con dos excepciones: mis viajes a Barcelona, con estatus especial; y si coincide que hay un megaplan viajero cuando os vengáis (como por ejemplo podía haber pasado en el puente de diciembre). En ese caso cuento con vosotros para apuntaros al megaplan y en paz. Allá donde vaya yo, os venís detrás.

Toño aplicó este método con bastante antelación. Dos días antes de llegar yo aquí, él ya tenía pagados los billetes del puente de diciembre, para venirse con Lupe a conocer la zona. Llegaron de Madrid, con Iberia, el martes 5. Además del equipaje básico, se trajeron una caja de casadielles y un mantecado, con lo que los desayunos de esa semana mejoraron notablemente. A cambio, el anfitrión debía llevarles a cenar a un buen restaurante belga.

resto.jpg

Aachen = Aquisgrán = Aix-La-Chapelle

Que una fiesta caiga un miércoles es absurdo. Las que caen en domingo se mueven al lunes, bien. ¡Pero habría que mover las que caen en miércoles, a los viernes! Así nos evitamos las ideas felices de nuestro calendario laboral mixto belga-español. Si en España había fiesta los días 6 (miércoles) y 8 (viernes), aquí sólo se cogió el 6. Que podían haber cogido el 8. Pero no.

Total, que el día 6, fiesta en la oficina, nos fuimos a Aachen, a poco más de una hora y media de coche. Como curiosidades: esta ciudad alemana está en la frontera con Bélgica y los Países Bajos. Aunque por Aachen no me viene nada, en español suena un poco más: Aquisgrán. En francés, para acabar de liarla, se llama Aix-La-Chapelle. El equipo de fútbol local, recién ascendido a la Bundesliga, se llama Alemannia.

799px-aachener_dom.jpg

El principal atractivo de la ciudad en diciembre es el Weihnachtsmarkt , el mercado de navidad. En estas tierras la navidad empieza a primeros de diciembre, y acaba el día de fin de año. Durante ese mes los germanos pueden acudir al mercado a beber ese vino caliente y especiado, el Glühwein. Los turistas, poco dados a lo especiado del vino, vinimos a darle un buen repaso a los puestos, haciéndonos con mazapán autóctono, entre otras delicatessen.

nav.jpgconlupe.jpg

Ignorantes nosotros, no supimos de la relación Aachen = Aquisgrán hasta que estuvimos de vuelta. Así que no pudimos apreciar en toda su magnitud la importancia histórica de la ciudad. Sí, algo vimos de Carlomagno, y la catedral tenía muy buena pinta. Pero nosotros estábamos cegados por la gula.

gula.jpg

Antes de retornar, un café. El auténtico aroma del café, para usted. Y para mí, porque nunca viene mal un café. Un café, es un buen amigo. Un café, siempre viene bien, y si es Café Tacilla, mejor.

tacilla.jpg

Turismo pasado por agua

Los días laborables tocaba turismo interno. No tuvieron mucha suerte con el tiempo, bastante lluvioso, pero les dió para visitar Bruselas y Brujas. Lupe es profesora de música, así que el Museo de los Instrumentos Musicales, ubicado en un edificio emblemático del art nouveau en la ciudad, fue una de las visitas. Toño, por su parte, disfrutó del país del comic, y se llevó dos marsupilamis para casa. En Brujas tuvieron la oportunidad de ver la ciudad engalanada para navidad.

bruj.jpg

cohete.jpg

El mundo ya no es ni un pañuelo

Coincidiendo con Lupe y Toño, pasó por Bruselas un barzanita: Fran. Afincado ahora en Barcelona, había aprovechado el puente para visitar Amsterdam y Bruselas. Teníamos planes distintos, así que solo compartimos algunas noches. También es informático, otro más del gremio, y también curró en Madrid, otra leyenda urbana. Al saludarse él y Toño, se dieron cuenta de que el compañero de piso de Fran en Madrid había trabajado con Toño en su anterior empresa. Cuando informaron a su común amigo del encuentro, contestó en un mensaje con esa frase: el mundo ya no es ni un pañuelo, que cada día cobra más sentido, pues ya es habitual al moverse por el extranjero encontrarte, o hacerte amigo, de amigos de tus amigos, y descubrir a posteriori la conexión.

fran.jpg

De paseo por Rotterdam

El sábado 9 hicimos otra excursión, esta vez a territorio holandés, a Rotterdam. Lugar de nacimiento de Erasmo de Rotterdam, quien dió nombre a ese fenómeno social de nuestro tiempo y de nuestra generación, justamente premiado. Rotterdam es además sede del mayor puerto europeo. Compañeros informáticos, Dijkstra era de Rotterdam.

nl.jpg

Holanda, o más correctamente, el Reino de los Países Bajos, es un sitio especialmente llano. Eso nos llamó la atención según entramos en sus carreteras. Eso, y el hecho de que antes de la frontera todos los coches fuesen belgas, y despues, todos holandeses, ¿pero es que dan la vuelta antes de cambiar de país? Allí hablan perfecto neerlandés, que es lo mismo que hablan los flamencos, aunque ellos lo llaman flamenco, y que es muy parecido a lo que hablan los descendientes de los holandeses asentados en África, aunque allí se llame afrikaans.

El turismo en la ciudad es especial: en vez de ver los edificios clásicos, barrios antiguos o catedrales milenarias, como se hace habitualmente, a Rotterdam se va a ver los edificios modernos, su arquitectura especial, marca de la casa de una ciudad reconstruida casi completamente desde el bombardeo alemán en la Segunda Guerra Mundial.

Paseamos por la ciudad (situada a 6 metros bajo el nivel del mar), que presume de moderna, y de tener un transporte público muy eficiente. Daba la sensación de ser una ciudad terminada: no había obras ni grúas construyendo edificios. No había solares, en parte porque gran parte de la ciudad está rodeada por agua. El paseo recomendado por la oficina de turismo nos llevó por los edificios más emblemáticos.

rot.jpg

Las fotos de estos días que publico aquí son pocas y sutilmente manipuladas para dar una visión idílica del asunto y poner los dientes largos al personal, lo admito. Pero si queréis verlas todas (y algún video de paso), Toño las ha puesto un álbum público en Picasa.

los3sudamericanos.jpg

Siempre nos quedará el Maragato

El domingo regresaron a Madrid al mediodía. Al despedirnos, Toño hizo un comentario que me descolocó. Más o menos así: “Ahora cada uno sigue su camino, va a ser difícil que nos volvamos a ver“. No deja de tener razón, por mucho que cada vez que nos vemos parece que nos hubiésemos despedido el día anterior, o que durante esa semana hayamos podido ejercer esa amistad que nos une en la distancia. Él acaba de estrenar casa en Madrid, donde lleva trabajando varios años, y a mi ahora me ha dado por la aventura viajera, que a saber cómo seguirá el año que viene. Los caminos no convergen.

contono.jpg

Pero no es para tanto. Desde luego que el día a día, que compartimos durante varios años en la EUITIO, lo hemos perdido, aunque eso era inevitable de todas formas. Pero las ofertas de vuelos siguen existiendo. Y tenemos además un ritual que hemos practicado en los últimos tiempos, que siempre estará ahí para juntarnos con ese grupo de amigos que a veces tan sólo nos vemos en esa ocasión. Acudimos a Castrillo de los Polvazares con una excusa gastronómica: siempre nos quedará el Cocido Maragato.

3 comentarios

Archivado bajo Viajes, visitas

3 Respuestas a “El puente de diciembre: turismo para leyendas urbanas

  1. Jooo, que viajes te pegas, colega, yo también quiero 😀

    Por cierto, menuda melenaza te gastas ultimamente, ¿eh?

    Un abrazo 😉

  2. “Los caminos no convergen…”, es lo que tienen los caminos paralelos, las vidas paralelas, los gustos paralelos, que nunca se cruzan.
    No es para tanto y no es para menos.
    Es verdad que mi casa está abierta y siempre serás bienvenido, es verdad que cada vez que te veo hay un ritual del abrazo que me pone la piel de gallina.
    Pero se nota que cada vez las aventuras que oímos son cada vez más de oídas.

    Qué podemos hacer? Pues lo que hacemos siempre, seguir nuestra vida lo más felices y completos posibles y cuando haya una oportunidad nos juntamos y vemos qué estás haciendo realmente en Bruselas.

    Que por cierto, viendo la entrada
    https://mepicaenflandes.wordpress.com/2007/01/11/hale-ya-esta/
    , de simple ferretero! 😛

    Seguimos!

  3. ¡Eh, chaval! Un respeto para los ferreteros…

    Tengo pendiente una entrada sobre qué se hace realmente en la oficina, además de ser el informático para todo.

    Amigo Toño, he estado tentado de contar batallitas de la Universidad en las que hemos bregado juntos, y que han contribuido a forjar esos abrazos. Pero te has librado por esta vez 😉

    Afortunadamente, nuestros caminos paralelos no lo son tanto y chocaremos en muchas ocasiones. Faltaría más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s