Cuanto tiempo…

Pasamos el sábado en Amberes. Comimos en un restaurante, cosa nada habitual para nosotros allí, que le sacábamos el máximo partido a cada euro. El café sólo podíamos tomarlo en un sitio: Casa Pepe, Bar Galicia.

La primera vez que entré en el Galicia estaba alucinado de que hubiese un sitio que se llamase así en Amberes. Llevaba dos días allí y estaba saturado de flamenco, carteles ininteligibles por todas partes y páginas de periódicos en las que entendías 2 ó 3 palabras. Al entrar estaban los paisanos jugando al tute sobre el tapete verde, aporreando la mesa con cada carta y cagándose en todo con el palillo entre los dientes, como mandan los cánones. El patrón servía una Estrella de Galicia. En la pared: “Aquí vive un hincha del Madrid” y un escudo del Celta. La cafetera era de verdad, no como las belgas. En la tele, la Vuelta Ciclista a España por el canal internacional.

El típico bar de jubilados que jamás te hubiese llamado la atención en Asturias, y que allí asegurarías que era un territorio más español que la propia embajada. Y tras la barra estaba Pepe.

Durante ese otoño acudimos en varias ocasiones allí. A conocer el sitio primero, luego a ver un At.Madrid – Barcelona, a tomar una cerveza, a conocer a Mark que había jugado al basket con Struelens (y que me enseñó a jugar a la bolsa), o en bici a ver si echaban el Noruega – España de la repesca de la Eurocopa (que finalmente vimos en la iglesia protestante noruega de la ciudad).

Cuando me echaron se lo conté a Pepe, aprovechando esa doble función que tienen los camareros como confesores. “- Que no llevo aquí dos meses y ya estoy en la calle”. “- Si necesitas comida, ven a comer aquí”. Eso me dijo. “- Y si no tienes donde dormir, aquí tienes una cama”. Y que qué iba a hacer. “- Pues buscar algo por aquí, el periódico, oficinas de trabajo temporal, lo que sea para sacar unos duros”. Me recomendó buscar en los restaurantes españoles, porque a los flamencos les suele gustar que hables flamenco para trabajar con ellos. Y me dió la guía: con todos los establecimientos españoles que había en Bélgica (y que patrocinaba Alsa Grupo). “- Busca ahí, algo habrá”. Como le dije a él el otro día, todavía hoy agradezco ese gesto. Pero ni tuve suerte, ni di con la idea buena (que es dar clases de español, por si alguien la necesita). Así que en diciembre me despedí de Pepe, le devolví la guía, y me volví a casa.

Tampoco estuve tanto tiempo, apenas cuatro meses. Anda que no habrá pasado por allí gente, españoles de todas partes y de todas las edades. Y puede llegar a 10 veces contadas las que habré pisado su bar. Cuando entramos este sábado, pensé que si le explicaba quien era, se acabaría acordando, aunque ahora yo tuviese el pelo largo. Pero no pude.

Según me acerqué a la barra, extendió la mano, y dijo: “Cuanto tiempo…”

0brux093.jpg

Nos invitó al café y a unos pinchos de jamón serrano. “- Cómo os voy a cobrar nada encima que venís a verme”. Hablamos de qué tal le iba, de los vinos que tenía, de que ahora le ponen menos partidos españoles en el satélite, de que Mark había pasado justo ayer por allí, de que el Celta ya había jugado este año en Bélgica, de que su niña pequeña ya tenía 6 años, de que estudiantes de otros años también habían venido a verle mucho tiempo después. Le conté mi vida desde entonces: el retorno a la Universidad, el curro en Avilés, la beca ICEX en Bruselas. “- Me alegro de que las cosas vayan bien”, me dijo. Y que cada vez que cogía esa guía se acordaba de aquel chaval a quien se la había dejado hacía ya tiempo.

Gracias, Pepe.

6 comentarios

Archivado bajo Revival

6 Respuestas a “Cuanto tiempo…

  1. Alejandro Varela González

    Muy buena esta entrada del blog.
    Saludos.

  2. Berta

    Se me saltan las lágrimas.

  3. Un diez….

    A ti por el post, y a Pepe por ser como es…

  4. Muy bello, me imagino ahí… con un abrazo gratis, claro! 😉

  5. Ahí dejando huella!! como debe ser!!

  6. rober

    Qué grande, por el amor de cristo..

    Gracias por esta mundología y por dar constancia de ella.

    Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s